Actualidad

«El componente social es muy importante para algunos fumadores»

0

E. B. 07/06/2020

EMILIO SALGUERO – Delegado autonómico del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT)

«Hay una parte de fumadores para los que el componente social es muy importante. Fuman sobre todo, algunos casi en exclusiva, cuando se juntan en la cafetería o en la terraza con los amigos, viendo un partido… Y todo eso desapareció durante el confinamiento». Este es uno de los factores que Emilio Salguero, responsable del Grupo de Trabajo de Abordaje al Tabaquismo (GAT) de la Sociedad Extremeña de Medicina Familiar y Comunitaria, considera que pueden haber causado la importante reducción de las ventas de tabaco durante el mes completo de cuarentena.

Junto a él cree que han contribuido igualmente el que ha habido fumadores a los que el encierro les ha impulsado a dejar el hábito o, al menos, a reducirlo, y el que algunos hicieron acopio de cajetillas en las dos últimas semanas de marzo, cuando sí hubo un repunte de las ventas.

Una encuesta dada a conocer a finales de mayo recogía que un 6,73% de los fumadores lo ha dejado durante esta crisis y que un 5,98% disminuyó su consumo.

«Ha habido fumadores a los que el estado de confinamiento les ha producido una mayor ansiedad, pero ha sido una minoría.

Casi todos tienen siempre como propósito el de ‘mañana lo tengo que dejar’ pero no lo consiguen por el nivel de adicción que tienen y sus intenciones quedan en saco roto. Y yo creo que el confinamiento ha sido un medio adecuado para que muchos de los que estaban en esta situación hayan dicho ‘pues esta es la mía y no voy fumar más’», apunta este facultativo, que es también delegado autonómico del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT).

Cuando se inició el confinamiento tenía en proceso de tratamiento a entre 20 y 25 fumadores. «Excepto uno que me dijo que la situación le estaba produciendo una gran ansiedad, que pausáramos el tratamiento y que cuando terminara el confinamiento lo retomaría otra vez, a todos los demás les han ido bien, han seguido con su pauta y les he ido dando el alta. Ya solo me quedan dos», remarca.

¿Volverán a retomar el hábito una vez acabada la cuarentena quienes lo han dejado en las últimas semanas? «El tabaco —responde este experto— está definido como enfermedad crónica con alta tasa de recaída, así que parte de ellos volverá, pero otros cuando noten su mejoría, que respiran mejor, que se ahorran un dinero y que son más libres, cuando vean todos estos beneficios, seguirán si fumar», pronostica.

Salguero muestra, en cambio, más dudas sobre que en esta reducción del consumo hayan tenido que ver tanto cuestiones económicas —«Las clases sociales que más fuman son también las más desfavorecidas», recuerda— como el miedo a que el tabaco acentuará la peligrosidad del coronavirus. «La información sobre que los fumadores tienen un curso más grave de la enfermedad ha aparecido casi al final del confinamiento y se ha movido, además, en unos medios selectivos, sobre todo entre profesionales sanitarios», aduce.

Sobre si esta es una buena oportunidad para establecer más limitaciones al consumo de tabaco, arguye que «siempre es buen momento para seguir reduciendo los espacios donde uno puede echar humo al ambiente, que aparte lo van a respirar los demás. Así se protege a los que no fuman, pero también es algo que impulsa a muchos fumadores a irlo dejando, porque ellos mismos reconocen su problema».

Y quizás ahora, agrega «desde el punto de vista psicológico y conductual», al cambiar las reglas en espacios como las terrazas, «igual que tiene que haber distancia entre las meses, también se podría aprovechar para decir que no se puede fumar en ellas».

Fuente: El Periódico

Declaración Institucional de UNAD ante la crisis de la COVID-19

Entrada anterior

VIDEO ¡GRAZAS GALICIA!

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad