ActualidadPortada

El humo del tabaco agrava el riesgo del Covid-19

0
Un ciudadano fumando en la terraza de un bar. IVÁN ARLANDIS / . A
Polémica. Una iniciativa ciudadana exige al Ministerio de Sanidad que prohíba fumar en las terrazas, una propuesta que no gusta nada a los hosteleros

Los fumadores pueden pensar, como ya cantó la artista Sara Montiel, que fumar es un placer, pero el Ministerio de Sanidad ha dejado claro en un informe esta semana que las personas que tienen este hábito pueden sufrir consecuencias más graves en caso de contraer el coronavirus. Expertos sanitarios valencianos confirman esta misma teoría, como el doctor Joan Quiles, jefe de sección de la Oficina Valenciana de Acción Comunitaria para la Salud (OVACS), quien detalla que existen estudios que demuestran que «las personas fumadoras tienen un 45% más de probabilidad de padecer de forma más grave el coronavirus». Asegura el experto que «el fumador tiene más números de entrar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en caso de contraer este virus».

Otro dato a tener en cuenta es que el mismo gesto de fumar o vapear aumenta el riesgo de entrar en contacto con el virus, ya que «estas personas se quitan la mascarilla protectora de la cara para fumar y tocan más elementos como el mechero, el paquete y el cigarro», describe Quiles

Incluso argumenta que en un estudio se contabiliza que «una persona que fuma se puede llegar a tocar 300 veces más al día la cara que otra persona que no tiene este hábito».

Un fumador puede llegar a tocarse 300 veces más al día la cara por el gesto de coger el cigarrillo

José Vicente Greses, neumólogo de Quirón Valencia también argumenta que «los fumadores que se infectan por Covid son candidatos a sufrirlo de una manera más grave». Ambos profesionales, junto a Bartomeu Massuti, jefe de Oncología del Hospital Universitario de Alicante y secretario científico del grupo español de cáncer de pulmón, recuerdan que durante la acción de fumar se inspira y expira más «y eso constituye una vía potencial de diseminación de microgotas que, en caso de estar infectado, se puede transmitir».

Como reconocen, la Ley de Tabaco no ha cambiado, en 2010 se prohibió fumar en el interior de recintos o locales de hostelería, pero las terrazas son ahora el punto de socialización para muchos fumadores. El Ministerio de Sanidad ha explicado que no es recomendable fumar en las terrazas, pero no se ha dado un paso más hacia la prohibición.

El doctor Greses explica que la recomendación de Sanidad ya supone un posicionamiento del ministerio «pero el grado de libertad individual también hay que ponerlo en la ecuación y por eso han situado el punto en la recomendación». Opina que en lugar de prohibir fumar en las terrazas de los bares, lo mejor sería prohibir fumar y así reduciría los sufrimientos por enfermedades y el gasto sanitario».

Si bien los expertos tienen claro que fumar agrava las consecuencias que se puedan sufrir por el ataque del Covid-19, hay colectivos que se están movilizando para exigir que el Ministerio de Sanidad no se quede sólo en la recomendación de no fumar en las terrazas.

Como explican Joseba Zabala, médico de Salud Pública de Vitoria, y Ubaldo Cuadrado, vicepresidente de la entidad No fumadores.org, ha surgido «la Iniciativa Ciudadana XQNS, que junto con No fumadores.org y la Federación Española de Asociaciones de Enfermería pedimos un avance de la Ley del Tabaco. Queremos terrazas y playas 100% libres de humo tanto de cigarros como de vapers». Zabala argumenta que «Sanidad recomienda que se evite fumar en espacios abiertos comunitarios y sociales y que es mejor que se haga en espacios separados y abiertos y eso no es compatible con las terrazas. Si queremos que haya más seguridad y que vengan más turistas, la etiqueta de 100% libre de humos es marca de calidad».

Zabala y Cuadrado también ponen la atención en los vapers, «ya que hay estudios de EE. UU. que hablan de la persistencia de los aerosoles en el ambiente hasta 16 horas después de la emisión». Recuerdan que «los camareros se están exponiendo a diario a riesgos laborales del primer orden al limpiar ceniceros, que son puntos de vectorización del virus». Cuadrado afirma que «hace un mes y medio ya pedimos en un manifiesto que Sanidad prohíba el consumo de tabaco en las terrazas. Agracemos su pronunciamiento, pero es necesario que haya un cambio legislativo y que los partidos se pongan de acuerdo para prohibirlo».

En el caso de las cachimbas, como explica Joan Quiles, jefe de sección de la OVACS, «las de uso compartido no se pueden usar y Melilla y Extremadura han regulado el uso de las individuales para que tengan manguera y boquilla de un sólo uso. En el caso de Valencia se está valorando».

Malestar

Llegado este punto, la polémica está servida, ya que los hosteleros no ven con buenos ojos el tema. Juan Carlos Gelabert, presidente de la Asociación de Bares y Cafeterías, asegura que vienen de más de dos meses de cierres de locales por el confinamiento y que el sector está muy tocado. Opina que no es momento de poner más trabas si no de reflotar los negocios porque a día de hoy están teniendo una caja sólo del 30%. «Entrar ahora en el tema de fumar en las terrazas no es adecuado afectará mucho a la hostelería, porque si se ponen pegas, no vendrán a consumir. En este Gobierno hay muchos ‘ilumintati’». Carmen Llopis de la cafetería Aremar añade que «puede ser la puntilla para el sector. Luego ves gente por la calle sin mascarilla o en grandes grupos y sólo se meten con la hostelería».

Fuente: Las Provincias

Francisco Alonso. Adiós a una eminencia de la psiquiatría

Entrada anterior

La innovación que hay detrás de las nuevas formas de consumir nicotina

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad