ActualidadPortada

Hongos alucinógenos y los Aztecas: un relación divina

0
02/09/2020: HISTORIA

El consumo de psicodélicos, incluyendo hongos alucinógenos, era una actividad de los Aztecas de más alto nivel para poder conectarse con los dioses. Su importancia podría revelar más sobre el desarrollo de los mitos de ese entonces, y la vida de los Aztecas antes de la invasión europea.

La historia de los hongos alucinógenos y los Aztecas tiene un centro divino. Es decir, los hongos no eran consumidos de forma recreativa por los ciudadanos, sino que sólo se comían en ocasiones especiales, como festivales y reuniones grandes, que tenían que ver con la adoración a los dioses, y entrar en conexión con ellos. De hecho, el hongo originado en mesoamérica que consumía esa sociedad era llamado Teonanácatl, que se traduciría como “el hongo de dios”, y no era la única sustancia psicodélica que acostumbraban consumir.

De acuerdo con testimonios de Fray Bernardino de Sahagún y Toribio de Benavente Motolinia, los primeros misioneros en acudir a las tierras Aztecas posterior a la conquista, los originarios tomaban chocolate antes de consumir los hongos con miel, ayunando previo a consumir lo que fue descrito como un “sacramento”, ya que se les permitía conectar con los dioses. Sahagún describió al Tenonáncatl como “un pequeño hongo negro que llaman nanacatl, que ejercía en los indígenas de manera terrorífica, excitante, perturbante o imprimía en ellos una alegría notoria». Asimismo Francisco Hernández, médico de la Nueva España describió tres tipos de hongos, señalando unos como que provocan risa, otros que causaban visiones de demonios y guerras, y otros que se usaban para fiestas. “Tenían otra manera de embriaguez que los hacía más crueles”, señaló Motolinia.

En particular, el hongo que se utilizaba para las ceremonias religiosas era el Psilocybe mexicana, apodado “Pajarito” según algunas fuentes, y era usado para invocar a los dioses o entrar en contacto con el inframundo o hasta predecir el futuro. Estas costumbres provocaron horror e intriga en los misioneros y conquistadores. Ahora, son vistos como alternativas para tratar la depresión y ansiedad.

Motolinia, por su parte, describió con horror la ingesta de hongos señalando que los sacerdotes bajaban los escalones de las pirámides bañados de sangre “bramando” y que parecían “bestias encarnizadas”, además de que señaló que los ritos impulsaron a los habitantes a hacer “de esta tierra un traslado del infierno”, en el que cada hogar era “un bosque de abominables pecados”.

Sacrificio Azteca

© UniversalImagesGroup

Aztecas sacrificio

En general, los españoles estaban horrorizados por este tipo de rituales, lo cual también se presentó en las comunidades norteamericanas (Nativas Americanas) descubiertas por otros colonizadores europeos, lo cual impulsó a que señalaran a los nativos como “salvajes”, y en necesidad de una corrección a su sociedad.

Por otro lado, los hongos no eran el único producto alucinógeno que consumían los pueblos originarios de mesoamérica.

De acuerdo con el Códice Florentino, escrito por Sahagún, también se identificó la Ololiuqui, identificada como Rivea corymbosa, la cual contiene el psicoactivo LSA (Amida de ácido d- lisérgico), lo cual provoca reacciones similares a los hongos. Por otra parte, también se identificó la Tlitiliztin (Ipomoea violacea).

Por otra parte, R. Gordon Watson identificó una planta llamada sinicuichi, la cual se añadía algunas sustancias. Asimismo, están la tlapatl y mixtl, de la especie Datura que también tienen propiedades alucinógenas. Eran tesoros aztecas … vistos de una forma distinta.

Una planta que no se ha confirmado como uso de los aztecas pero que se sigue utilizando en algunas comunidades indígenas de Oaxaca es el Pipiltzintzintli (Salva divinorum), la cual se consume cuando no hay hongos disponibles.

Finalmente, el peyote es otro de los productos que se consumía bastante durante la época de los Aztecas, y de acuerdo con el testimonio Sahagún, era lo que tomaban los soldados para pelear de manera feroz en el campo.

Por supuesto, al ser sustancias vinculadas a la cultura azteca, los españoles se encargaron de eliminarlo de las tradiciones y del resto de la identidad de los pueblos a lo largo de todo América. Sin embargo, tal como ha sucedido a lo largo de la historia, los pueblos indígenas que sobreviven las tradiciones, mantienen esas costumbres dentro de diferentes contextos.

Fuente: GQ Mexixo

«Ningún juego de azar te va a dar beneficios»

Entrada anterior

La perversa “buena” fama del porro: 70 jóvenes zamoranos adictos a la marihuana

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad