Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
25/04/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


17 CONDUCTORES CONDUCIAN EBRIOS EN UN CONTROÑL EN A CORUÑA (31-12-2004)

Soplar tras haber 'soplado'
La Guardia Civil 'caza' a 17 conductores que conducían ebrios en un control de alcoholemia en la autovía de A Coruña.

"Mire, se lo voy a decir claramente. O sopla bien
esta vez o le acuso de negarse a hacer la prueba de alcoholemia, con lo que ello representa". El sargento de la Guardia Civil impone con un rostro serio y con el tono de voztajante.
El joven deja de dubitar y sopla el alcoholímetro. Las sospechas del
agente se confirman. El conductor había consumido alcohol e intentaba evadir
la prueba. De poco le sirvió porque la sanción fue de 600 euros y la
consiguiente retirada del permiso de conducción de uno a tres meses. Es uno de los 160 cazados por los agentes de Tráfico durante la campaña especial de
control de alcoholemia puesta en marcha durante este mes por la Dirección
General de Tráfico (DGT).
La puesta en marcha del control paraliza la circulación de la autovía de A Coruña (A-6), a la altura de Las Matas. La Guardia Civil de Tráfico siempre
selecciona ese punto porque hay cuatro carriles y espacio suficiente para
detener a los conductores infractores. Siempre comienza de madrugada, sobre
la una y media, y dura hasta las seis de la madrugada. De esta forma siempre se controla a los conductores que vuelven de marcha y que pueden haber
consumido alcohol.
Los conductores se muestran sorprendidos de que se les reduzca la velocidad de los 120 kilómetros a que pueden circular en ese punto a pararlos
completamente. Primero se les avisa del control y después entran en varias
líneas de conos donde los agentes les hacen soplar. Algunos conductores se
muestran sorprendidos porque no saben lo que tienen que hacer, mientras
otros son muy experimentados, en especial los camioneros. "Estamos haciendo un control preventivo de alcoholemia. ¿Tiene algún problema en someterse al
mismo?", es la pregunta de rigor que hacen los guardias. La respuesta siempre
es positiva, porque, en caso contrario, el conductor incurriría en un delito.
Después tienen que colocar una boquilla, entregada en una pequeña bolsa de plástico cerrada, y soplar de manera continuada y con cierta potencia durante unos 15 segundos.
La mayoría de las 600 pruebas realizadas en el control da negativo, aunque hay algunos conductores que han consumido algo de alcohol. "Mire, está justo en el límite, en 0,25 gramos de alcohol por litro de aire espirado [esta cantidad se duplica en caso de análisis en sangre]. Pare cuanto antes porque puede que le 'Un caso modélico'.
suba en breve y, si hay un segundo control, le sancionarán", le explica un
guardia civil a un conductor que acaba de regresar de una fiesta. "Tranquilo,
agente, vivo en Las Rozas y me voy directo a dormir", dice con cierta voz
temblorosa el conductor. Claro que a lo largo de cinco horas de control se dan
bastantes anécdotas, como la de un conductor que regresaba de Cuéllar
(Segovia) de una cena de empresa. Cuando llegó al control dio positivo y por
mucho: 1,22 gramos por litro. El agente le exigió que parara el coche en la parte
reservada del arcén y que le acompañara a la furgoneta donde le iban a hacer el
contraanálisis con un etilómetro. Este aparato es mucho más preciso e imprime
un resguardo con el resultado definitivo, lo que sirve como prueba judicial.
Cuando este conductor tuvo que soplar por este segundo sistema arrojó una
tasa de 0,12, por lo que no daba positivo. El guardia, ampliamente sorprendido,
le dice que se puede marchar, pero que, si quiere, le explique qué ha ocurrido.
"Mire, le voy a ser sincero. Me he asustado y, al verles, me he echado un
desodorante en spray en la boca", explica. Fue el alcohol de este producto el
que disparo el alcoholímetro. "Tenga mucho cuidado porque estas cosas le
pueden traer muchos problemas", corta la conversación el agente.
Un total de 17 conductores dieron positivos en las pruebas de esa noche. Casi
todos eran personas que regresaban de las tradicionales cenas de Navidad en la
sierra o en los alrededores. "Mire, a mí me han denunciado y lo veo muy bien.
Tienen toda la puñetera razón porque no nos damos cuenta del peligro que
podemos causar en esta situación. Cuando me han parado, sabía que iba a dar
positivo", explica Ángel, un conductor de 38 años que reside en la capital.
Algunos incluso se libran por los pelos. Fue el caso de un joven que había
bebido dos copas de vino en una cena en Ávila en su empresa de montaje de
aluminio. Dio positivo por poco: 0,30 gramos en litro espirado, lo que resulta el
doble en sangre. Al hacerle la segunda prueba obligatoria, a los 10 minutos en
el etilómetro, se queda en el límite legal de 0,25. El joven en cuestión pegó un
grito desgarrador, al verse libre de la sanción.
También surgen voces discrepantes que no ven lógico estos controles: "Con dos
copas que me he bebido, voy perfecta para conducir. He conducido desde los 18
años y tengo 44. Pagaré la multa, pero mientras los adolescentes van a seguir
muriendo", explica la vecina de Las Matas Ofelia Barreiro. Sus "dos copas de
vino" arrojaron un positivo de 0,45 en la prueba.
"La gente no se da cuenta de los efectos del alcohol. Lo mejor es no beber nada
y concentrarse en la conducción. Tampoco sirven los remedios caseros de
morder granos de café o meterse un chicle en la boca. Si has bebido, las
máquinas lo sacan", explica un guardia de Tráfico con una decena de años en
Atestados. "He visto a muchas víctimas por culpa de alcohol y lo peor es que se
podría haber evitado", concluye el agente.
'Un caso modélico'
La Guardia Civil también colocó un coche dotado con radar en Torrelodones
para cazar los excesos de velocidad. Y pese a que el cinemómetro
estaba muy alto, fotografió a cinco infractores. Uno de ellos fue un
caso especial, el conductor de un Opel Astra, ya que cometió otras
dos infracciones.
El radar detectó que iba a 182 kilómetros por hora. Los
operadores del radar comunicaron la infracción al control de
alcoholemia, donde fue parado para rellenar la correspondiente
sanción. La sorpresa llegó cuando el guardia civil le pidió el carné
de conducir. Éste sólo tenía una autorización para circular con
motocicletas. Segunda sanción. Lógicamente, los agentes le
hicieron la prueba de alcoholemia. También dio positivo: 0,78
gramos de alcohol por litro de aire espirado, lo que supone el
doble en sangre. Tercera sanción e inmovilización del vehículo.
Claro que no fue el único conductor que tuvo una denuncia.
abultada. Una médica de Navacerrada terminará en el juzgado, ya
que, tras dar positivo en la prueba de alcoholemia, se marchó en
su coche sin esperar a que se le pasara la embriaguez. Y la Guardia
Civil se lo advirtió: si se marcha ahora, la acusaremos de
desobediencia. Y lo hizo.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
EL PAIS >>
 



Patrocinan: