Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
19/12/2018
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


La cocaína está llevando a los jóvenes a prisión (06-09-2013)

OURENSE-GALICIA,Pablo Villarino - Coord. del P. de Drogodependencias en el Centro Penitenciario. Intentar conseguir un futuro digno para quienes se encuentran en una situación difícil. Con esta máxima, la Cruz Roja trabaja en el Centro Penitenciario de Pereiro de Aguiar en el marco del Programa de Drogodependencias, donde ayudan a los internos que desean combatir sus adicciones a través de distintas actividades.

¿Cuál es el objetivo de este programa?
Buscamos que los internos lleven una vida más digna dentro de su adicción, que se desenganchen y que se puedan rehabilitar socialmente. Nuestro núcleo central de trabajo es la deshabituación: primero con el control del consumo y luego empezando a reducirlo. Hay casos de personas que deciden no dejar de consumir a las que enseñamos a hacerlo de la manera menos dañina posible, como controlar las dosis o inyectarse de forma segura.

¿En qué consiste su trabajo en el centro penitenciario?
Nos desplazamos cuatro veces por semana a Pereiro de Aguiar entre las 10,30 y las 12,30 horas, donde desarrollamos un programa de actividades grupales específicas: una deportiva, una ocupacional, una terapéutica y una educativa. El equipo técnico lo formamos una educadora social y yo, que soy psicólogo, y se nos suman los voluntarios, cuyo número es variable.

¿Cómo se eligen los internos con los que desarrollan el programa?
Los internos solicitan vía instancia que desean trabajar con nosotros y pasan a una lista de espera. Luego, los sometemos a un proceso de valoración consistente en varias entrevistas donde evaluamos su historial toxicológico y penitenciario. Debemos estar muy atentos a su motivación, puesto que hay gente que pretende entrar por puro interés manipulativo. Luego es cuestión de esperar a que haya plaza para ellos en el programa. Actualmente, trabajamos con diez personas, aunque el número depende de los voluntarios con los que contemos.

¿Qué perfiles de consumidor se encuentran en una prisión?
Conviven dos perfiles diferentes. Por un lado, está el consumidor estereotipado, es decir, una persona más ligada a la marginalidad, que ya tiene una cierta edad y que sufre deterioro físico por un consumo continuado. También estamos viendo con más frecuencia a personas jóvenes, chicos que acaban en prisión con veintipocos años, que vienen de familias normalizadas, incluso algunos con trabajo, pero que caen en la cocaína y acaban encarcelados por delitos menores.



¿Cuánto dura el proceso?
No tiene una duración específica, trabajamos al ritmo de cada uno. Es difícil que terminen el tratamiento porque generalmente se van antes: o por un traslado o por un cambio de programa, porque entendemos que si mejoran tienen opciones de pasar a programas de formación o de tercer grado. También hay gente a la que tenemos que echar, porque si no muestran mejoría es que no tienen interés en mejorar.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
FUENTE: LA REGION >>
 



Patrocinan: