Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
15/12/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Noticias Vieiro


«La falta de comunicación entre los padres y sus hijos es nefasta» (11-09-2013)


FOTO: Presidente de la Asociación Antidroga Vieiro, José Manuel Vázquez Gómez.

CARBALLO-GALICIA, Alerta de que los problemas de conducta aumentaron entre los adolescentes.

No hay una receta mágica para evitar que los chavales se acerquen al mundo de las drogas. Cada caso es un mundo, pero sí hay pautas que pueden ayudar a que los más jovenes se alejen de actitudes y hábitos que les pueden llevar a la perdición. La comunicación y la información son fundamentales, segun explica el Presidente de la Asociación Antidroga Vieiro, José Manuel Vázquez Gómez, quien se muestra convencido de que las familias deben jugar un papel fundamental en la prevención. La veterana entidad carballesa, fundada en 1991, viene de poner en marcha una nueva edición del programa de atención a familias con hijos con problemas de conducta, «la señal de que el chaval puede incorporarse al mundo de la drogadicción». Alerta, además, de que los chavales empiezan cada vez más nuevos. «Segundo nuestras estadísticas, a los 11,4 años empiezan con el alcol y a los 12,7 con el hachix», dice.

-¿Que les llevó a poner en marcha este programa?

-Hay mil motivos para meterse en las drogas, pero desde hace unos dos años detectamos que muchas familias nos vienen a pedir ayuda porque tienen chavales con problemas de conducta y en muchos casos ese es el primer paso para acabar en la drogadicción. Se da la circunstancia de que los chavales van ganando terreno y autoridad en la casa y cada vez ocurre con niños más nuevos. Así llega un momento en el que los chavales si descontrolan y hacen lo que les da la gana.

-Los chavales son ahora los que mandan.

-Exactamente y cada vez a edades más tempranas. Empiezan con las rabietas y muchos padres las consienten por no escucharlos y con el deseo de que se calmen, pero no es así y la situación cada vez es más difícil. A los niños hay que hablarles, negociar con ellos, comunicarse, por eso pensamos que nuestro programa puede servirles de ayuda.

-¿Se incrementaron mucho esos problemas de conducta?

-Mucho, por eso el año pasado comenzamos con este programa, en el que participaron tres familias a modo de «experimento» y los resultados fueron extraordinarios. Ellos comprobaron lo positiva que es la comunicación, el establecimiento de normas y límites, las negociaciones...


-La clave de todo parece estar en la comunicación.

-Por supuesto. La falta de comunicación entre padres hijos es nefasta. Los chavales en vez de pedir consejo en casa, lo piden fuera y eso no es lógico. Lo lógico es que cuando un chaval tiene un problema se lo cuente a los padres y que entre todos busquen una solución. Pero, desgraciadamente, la participación de las familias en el caso de la prevención de drogadicciones, salvo excepciones, es nula. Las familias tienen que ponerse al día de lo que son las drogas y que hacer para evitar que los chavales se acerquen la ellas.

-¿Que pueden hacer los padres?

-Si no se involucran las familias, cualquier medida de prevención cae en saco roto. En el tema de las drogas es relativamente fácil enterarse de que algo está pasando. Cuando un chaval cambia de carácter, baja sus notas, cambia de amigos... Hay cosas que dicen claramente que está pasando algo. A lo mejor no es algo relacionado con las drogas, pero es evidente que hay algún problema. Ese es el momento de sentarse a hablar con él. Cogiendo los problemas a tiempo siempre se pueden solucionar. Porque cuando el chaval se mete en el mundo de las drogas ya es muy difícil de salir.

-¿Piensan los padres que las drogas no son un problema?

-Piensan que eso nunca les va a pasar a sus hijos. Todos creen que sus chavales están muy bien, pero yo siempre digo que, cuando menos, los padres tienen que tener un conocimiento sobre las drogas igual al que tienen los hijos. Si no es así, mal les puedes aconsejar. Hay que ponerse al día. Un 80 % de los padres no tienen ni idea sobre el tema de las drogas ni se preocupan por él. Y eso es un problema importante. En la última escuela de padres que hicimos hay dos años ofertamos 5.000 plazas para todo el municipio de Carballo y sólo tuvimos 130 personas, y creo que eso muestra un cierto desinterés.

-¿Se puede salir de las drogas?

- ES muy difícil y basta con mirar las estadísticas, porque de los chavales que completan el programa solo un 5% salen de las drogas de forma definitiva. Las consecuencias son nefastas porque es muy difícil salir de ahí.

-Los propios estudiantes dicen que en algunos centros hay «trapicheos». ¿Cómo podría evitarse?

-Podría hacerse mucho más si hubiese más vigilancia en las puertas de los centros escolares, por ejemplo, pero para eso hace falta más personal. En cualquiera caso, yo siempre digo que ya está bien de echarle la culpa a los profesores o a las autoridades, porque los colegios están para enseñar y para educar están las familias. Es muy fácil echarle la culpa a los demás

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
FUENTE: LA VOZ DE GALICIA >>
 



Patrocinan: