Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
21/09/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


En la ludopatía, “se toma el juego como un escape” (05-02-2015)

ARGENTINA, Aseguran que en las reuniones de Jugadores Anónimos Santiago del Estero nunca hubo un caso tan extremo como el que salió a la luz en las últimas jornadas.

La ludopatía “tiene muchas aristas, pero generalmente hay un eje fundamental: existe siempre un problema de base y ese es el disparador a algo. La persona toma el juego como un escape, como una salida. Mientras pueda sostener su adicción por modo propio, todo bien. El problema es cuando no puede y la imaginación le hace hacer cualquier cosa”.

La descripción pertenece a un integrante de Jugadores Anónimos de Santiago del Estero, consultado ayer por el crimen de Pamela, tras descubrirse que el asesino es un ludópata.

Oscar Pérez (nombre falso para preservar su identidad) se sorprendió por el hecho. Dijo que nunca escuchó algo parecido, aunque admitió que el problema de la adicción al juego podía llevar a situaciones límites. En base a las reuniones con las que logró recuperarse hace casi 15 años, señaló que en el 90% de los casos, los ludópatas confesaron hurtos ni siquiera robos que, en términos legales, incluyen la fuerza o violencia.

Por lo general, los jugadores plantean que recurrieron a préstamos y a involucrar a sus seres cercanos en las deudas. “He tomado esto, lo he sacado, no lo he devuelto..., pero no con el agravante de herir a otra persona, si el caso pasa por ese lado, es para mí la primera vez que lo escucho”, manifestó.

Para entender un poco más acerca de la ludopatía, explicó que se debe acudir a la etimología del término “adicción”. “‘A’ (no) dicción (decir, hablar), ‘no dice, no habla’, se lo guarda y entra en el sistema, en la vorágine del juego y al acabarse el dinero, para que la gente lo pueda entender, se acaba la droga”.

No obstante, marcó una diferencia con el consumo excesivo de sustancias, puesto que “drogadicto se inyecta un alucinógeno, un químico que le da vuelta la cabeza y pasa por varias facetas hasta quedar dormido. Lo malo de los jugadores compulsivos, cuando están activos, es que nunca duermen. La enfermedad está siempre y hasta cuesta dormir: uno salta en la cama, literalmente”.

Pérez indicó que se puede salir de esto, pero la recuperación es “individual”, de modo que no hay un tiempo estimado para el restablecimiento. Destacó que el factor fundamental del tratamiento es reconocer la existencia de un ser supremo, sin imponer ninguna religión en particular.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: Nuevo Diario >>
 



Patrocinan: