Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
18/06/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


La pecera (28-04-2015)

FOTO: Juan Gracia Armendáriz presenta La pecera en el Club de Lectura de Diario de Navarra.

NAVARRA, "Uno nunca deja de dudar del resultado de lo que ha hecho", confesaba el escritor Juan Gracia Armendáriz (Pamplona, 1965) al presentar ante decenas de asistentes al Club de Lectura de Diario de Navarra su último trabajo, La pecera. Una historia "cruda, sin tapujos y con un toque negro" -en palabras del coordinador del Club, José Ignacio Roldán- donde el autor relata "el descenso a los infiernos de su protagonista, Miguel, y de su novia, Ana".

"Cuando uno aborda un trío de amor y odio, con una botella de alcohol de por medio, corres el riesgo de caer en clichés y en el melodrama -reconocía- y eso era algo que quería evitar a toda costa". Esos miedos y el hecho de retratar por vez primera "a un personaje tan desalmado" obligaron a Gracia a realizar el "mayor trabajo de documentación" llevado a cabo para alguno de sus libros.

El escritor pamplonés, que supo autorretratarse magistralmente en la enfermedad con su trilogía (La línea Plimsoll, 2008; Diario del hombre pálido, 2010, y Piel roja, 2013), aborda, por primera vez con esta novela, un trabajo de ficción "con todos las diferencias" que ello supone.

Para evitar los clichés -además de la revisión de decenas de libros y películas- el autor acudió al testimonio de personas que habían atravesado por un proceso duro de alcoholismo para que le contaran sus experiencias, de las que "nunca pensó que pudieran suceder". En muchos casos, el nivel de destrucción y de elementos de indignidad eran tan altos que incluso se vio obligado a "dulcificarlos". "Las anécdotas podían ser magníficas -añadió- pero tenía que manipularlas, para que no rompieran la verosimilitud del formato".

Para evitar el melodrama, y reducir el nivel de tensión de algunas escenas, Gracia no dudó en recurrir al humor en su novela. "No quería de ningún modo acabar en lo cursi y en lo sensiblero, y creo que el humor me fue útil en varios momentos", afirmó, y por ello, también utilizó "la fórmula de la novela negra, con capítulos más detectivescos," explicó sutilmente ante un público que aún no había tenido la oportunidad de leer La pecera y al que no quería desvelar sus secretos.

Como un matrimonio

Durante la charla con los lectores, acompañaron a Gracia el también poeta y escritor Juan Ramón Corpas -que presentó el libro- y el editor de Demipage (junto al que ha trabajado a lo largo de toda su trayectoria literaria) David Villanueva Sanz, que tuvo la oportunidad de relatar a la audiencia -y por una pregunta de los asistentes- cómo ha sido y es la relación entre ellos.

"Lo nuestro es ya como un matrimonio", señaló Villanueva entre risas, mientras Gracia asentía. "Lo hemos pasado de todos los colores: en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza...", añadió, aunque reconoció que no le importaría que la riqueza les sonriera ya de una vez.

Villanueva destacó sobre todo la calidad literaria de Gracia, al que no dudó en calificar como "autor de joyas literarias" y también resaltó la tranquilidad que da a su trabajo el saber que cuentas con un autor de primer nivel. "Tener un señor que escribe tan bien hace que no tengas que preocuparte del preciosismo del lenguaje, porque sabes que el valor literario va a estar ahí seguro, en la base. Así que mi relación con él consiste en ir leyendo lo que escribe e ir soltando algunas pistas, para que la historia resulte entretenida", precisó.

Por su parte, Juan Ramón Corpas subrayó de Gracia su "amor a la palabra" y su "respeto al hecho literario" y le adjudicó el mérito de "no haber dimitido nunca de la poesía". En este sentido, el que fuera consejero de Cultura del Gobierno de Navarra consideró que La pecera es un ejemplo magnífico de su quehacer como escritor. "La novela sería, de hecho, irrespirable si no fuera por esa magnífica literatura que rebosa".

Corpas recalcó también el paralelismo de los protagonistas de la historia, Miguel y Ana, con los personajes de Don Quijote y Sancho; el estupendo coro de personajes que les acompañan, y aseguró que "la trama está muy bien llevada, el ritmo bien sostenido y los componentes bien estructurados".

Dignidad y esperanza

Cuestionado por otro miembro del público sobre la posibilidad de llevar La pecera al cine, Gracia manifestó que nunca se propuso "competir con los guionistas de las series de HBO, porque eso es imposible", pero sí que uno de sus objetivos fue "entretener al lector".

El autor reveló que quiso empezar "fuerte" la novela y que de hecho "se vino arriba con el primer capítulo, que le salió frenético". "Al principio es todo muy desagradable, pero poco a poco el protagonista va cogiendo temperatura humana", confesó.

También habló del trabajo extra que le llevó evitar las confusiones al lector desarrollando una novela no lineal. "Como escritor, me gusta superar los límites del tiempo y del espacio, pero al final me sentí satisfecho porque logré un desorden calculadamente ordenado", declaró.
Gracia concluyó con la idea de que La pecera es también una historia sobre la dignidad humana "cualidad con la que nacemos, que no nos pueden quitar, pero sí que podemos perder", tal y como en una de las escenas del libro debe admitir su protagonista.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: Diario de Navarra >>
 



Patrocinan: