Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
26/08/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


¿Demasiado enganchados a las series? Verdaderas adicciones (09-07-2015)



MADRID, Cualquier seguidor de una serie de televisión, sabe que crean verdadera adicción. Si una temporada está disponible al completo, será difícil de resistir la tentación de ver sólo un capítulo más, y luego otro, y otro... Si todavía se está emitiendo, el mono puede alcanzar niveles insospechados, se cuentan los minutos para poder ver el nuevo capítulo, no se puede esperar un día más... Es algo que he detectado de modo especial con el final de Mad Men, y ahora con la segunda temporada de True Detective.

Tal ansiedad puede a veces distorsionar el buen juicio. Por ejemplo: pienso que Nic Pizzolatto hace un gran trabajo con True Detective, pero también hay un riesgo de ser demasiado autoconsciente del drama existencial de polis arrastrándose por la vida sin más alicientes que resolver casos para no se sabe qué, lo que se traduce en en una actitud un pelín engolada... Seguro que muchos fans me corren a gorrazos por decir esto, pero algo de esto me pasa con un serie que, ya digo, me parece buena.




Las ganas de que te guste una serie pueden producir efectos curiosos. Por ejemplo, deseaba que me encantara Wayward Pines, que adapta los libros de Brad Crouch, el aire de las primeras imágenes que vi me hacían pensar en Twin Peaks. Pues bien, confieso que los primeros capítulos –el piloto lo firmaba nada menos que M. Night Shyamalan– me resultaron entretenidos, pero me embargaba un sentimiento de “déjà vu”, no creí que hubiera lugar para las sorpresas.

Me equivocaba. A medida que llegan nuevas entregas, me estoy encontrando con más intriga y elementos novedosos que no es cuestión aquí de destripar, un poco estoy teniendo la experiencia de Perdidos, por lo menos en sus primeras temporadas, en que siempre había espacio para ser sorprendido, y la sensación que uno experimenta –seguro que sabes amigo internauta seriófilo de lo que hablo– no tiene precio.




A propósito de J.J. Abrams –qué ganas tengo de ver Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza, y de leer el libro que están escribiendo sobre J.J. mis buenos amigos Juan Luis Sánchez y Luis Miguel Carmona, ambos llegarán la próxima Navidad–, siempre me he preguntado cómo un creador vinculado al fantástico y a la intriga escribió el guión de A propósito de Henry, con Han Solo-Harrison Ford como abogado que pierde la memoria, y de ser un sinvergüenza integral le surge la oportunidad de redimirse y ser una buena persona. Pues bien, los que parecen haberlo entendido a la perfección son los creadores de la serie de ciencia ficción Dark Matter, Joseph Mallozzi y Paul Mullie, pues aunque curtidos sin duda en el género gracias a Stargate, la trama de su nuevo trabajo nos ofrece un cierto “déjà vu”: unos viajeros espaciales despiertan de la hibernación sin memoria, y aunque van a enterarse de que tienen un pasado criminal, tal vez sea la ocasión de encontrar la redención; por cierto que hay un pasajero androide...

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: De cine21 >>
 



Patrocinan: