Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
19/11/2019
Busca noticias: 
Vista de Impresión



Warning: mysql_fetch_array(): supplied argument is not a valid MySQL result resource in /home/personales/abertal013/vieiro/include/mysql.php on line 34


La anorexia, la bulimia y la vigorexia, transtornos en jovenes (20-08-2015)

FOTO: Juana María Fernández Galbis, psicóloga.

MADRID, Los cambios físicos, hormonales y emocionales que se viven en la adolescencia dan paso a una etapa crítica de la vida en la que se puede ver afectada la autoestima, que a su vez se puede traducir en una alteración de la imagen corporal o en la fobia a ganar peso. Y es que aunque los trastornos de la conducta alimentaria se pueden dar a cualquier edad, los adolescentes son los más vulnerables a sufrir anorexia, bulimia o vigorexia.

Así lo explica Juana María Fernández Galbis, psicóloga general sanitaria y neuropsicóloga de la Clínica Capistrano, quien también detalla que “la publicidad y los medios de comunicación favorecen la aparición de trastornos alimenticios en los adolescentes que pasan momentos de baja autoestima en los que necesitan la aceptación social, y ven unida la imagen de un buen aspecto físico con la idea de felicidad.”

En la aparición de estos trastornos, las dietas descontroladas o la pérdida brusca de peso son factores que podrían afectar en su aparición. Además, a pesar de estar perseguidos por la ley, aún quedan sitios web donde los afectados comparten trucos y estrategias para convivir con su trastorno como si se tratase de “un estilo de vida” en lugar de una enfermedad.

Como decimos, la baja autoestima, los complejos y la vergüenza acentúan estos trastornos de la conducta alimentaria. Además, las personas que los sufren, según la psicóloga, también suelen tener tendencia a desarrollar adicciones al alcohol u otras sustancias.
De cara a superar la enfermedad, la clave está en los tratamientos multidisciplinares. Es decir, combinar el ámbito psicológico, nutricional y médico.

“Si el malestar psicológico cesa y se restablecen las pautas alimenticias sanas y los índices antropométricos saludables, puede considerarse que el paciente está curado. El riesgo de recaída dependerá de si se han identificado y trabajado todos los factores que han generado y mantenido el trastorno”, concluye Juana María Fernández. Por tanto, siempre se debe realizar un seguimiento del paciente y un plan de prevención de recaídas.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: Consalud.com >>
 



Patrocinan: