17/09/2019
Novedades


¿Se puede evitar la resaca? (31-08-2015)



HOLANDA, La resaca, esa vieja conocida de los domingos por la mañana después de haber pasado un sábado de copas con los amigos o haciendo botellón. Su síntoma más frecuente y conocido es el fuerte dolor de cabeza, pero tampoco son raros los vómitos y la sed intensa, además de la pérdida de memoria sobre lo ocurrido durante el episodio etílico.

Dado que es una molestia que afecta a millones de personas en todo el mundo, y que una posible solución a ella sería, sin duda, todo un éxito en el mercado, son varios los intentos científicos de dar con una solución a esta complicación, aunque, por el momento, no han tenido demasiado éxito.

Y no lo han tenido porque, según una investigación de científicos de la Universidad de Holanda y Canadá que han presentado en la conferencia del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología celebrado en Amsterdam, no existe remedio posible para la resaca. Ni beber agua, ni comer, ni tomar un protector de estómago harán que no suframos las consecuencias de habernos pasado con el alcohol.

Y así lo afirman después de haber realizado encuestas a 1.615 jóvenes universitarios sobre sus hábitos de consumo de alcohol y cómo estos les afectan en el día después. Primero preguntaron a 789 estudiantes canadienses sobre cuánto habían bebido el mes anterior: cuántas copas habían tomado, sobre qué hora lo habían hecho, si después habían tenido resaca, y en caso afirmativo, cómo de fuerte había sido ésta.

Tras recopilar la información, calcularon la concentración de alcohol en sangre de quienes sufrieron resaca después de beber y de quienes no lo hicieron, y se dieron cuenta de que el 79% de aquellos que no pasaron por ese molesto trance al día siguiente era porque, sencillamente, habían bebido menos. La concentración de alcohol en sangre de quienes no tuvieron resaca era de un 0.10%, una cifra que, no obstante, dobla a la que en muchos países europeos se considera un nivel seguro de ingesta alcohólica.

Por otro lado, se entrevistó a otros 826 estudiantes holandeses para saber si habían bebido o comido inmediatamente después de haber bebido alcohol, con la intención de conocer si, como a veces se afirma, esto ayudaría a borrar la resaca. Pero el resultado ha sido negativo. Más de la mitad de los encuestados (un 54,4%) comió después de beber, pero la severidad de la resaca no disminuyó por haberlo hecho. Respecto a los que bebieron agua, "mostraron una ligera mejoría estadística en cómo se sintieron durante la resaca respecto a quienes no bebieron, pero esto no se traduce realmente en una diferencia significativa", señala Joris Verster, autor principal de la investigación.

Así las cosas, apuntan los investigadores, la fórmula para evitar la resaca es tan sencilla como beber menos. Así lo demuestran los números de este análisis, que ponen en evidencia que los que mejor se sintieron después de una noche bebiendo alcohol son los que menos habían consumido. "A pesar de que todavía se necesita más investigación sobre el tema, este nuevo estudio nos dice que la receta contra la resaca es simple: beber menos", afirma Verster.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: El Mundo Salud >>