Google
 Novedades
 Noticias Vieiro
 Información sobre Vieiro
 Dónde estamos
 Saludas
 Actividades
 Servicios
 Nuestras Asociaciones
 Premios y galardones
 Reconocimentos
 Recortes de Prensa
 Gente contra la droga
 Revista
 Publicaciones
 Galerías
 Enlaces
 Estado de cuentas
 Hazte socio
 Infórmate
 Contacto

S. M. La Reina
Xunta de Galicia
Diputación Coruña
Alcalde de Carballo
Alcalde Laracha
Alcalde de Cabana
Alcalde Laxe
Alcalde Coristanco
Alcalde Malpica
Alcalde Ponteceso
19/09/2018
Busca noticias: 
Vista de Impresión


Novedades


Alertan de la adicción a las nuevas tecnologías en pequeños (11-01-2018)




A CORUÑA-GALICIA, Alertan de la adicción a las nuevas tecnologías en pequeños que pasan horas conectados a Internet.

Un estudio realizado recientemente con escolares revela que uno de cada tres niños ha recibido material sexual en su móvil.


Carballo, a Coruña / La Voz 11/01/2018 05:00 h




Hay muchos niños y niñas con un serio problema de adicción a las nuevas tecnologías «y muchos padres no lo ven o no lo quieren ver». Pasan el día enganchados al móvil o al ordenador, se aíslan de su entorno, se encierran horas en la habitación y la comunicación familiar se limita a lo imprescindible. Cuando eso ocurre en un hogar, hay que buscar ayuda. De todo esto se alertó ayer en A Coruña, en las instalaciones de la Asociación Ciudadana de Lucha Contra la Droga (Aclad) durante la presentación de un estudio realizado entre noviembre y diciembre con escolares.

¿Existe realmente la adicción a las nuevas tecnologías? ¿Dónde está el límite de un uso abusivo? ¿A qué edad deberían tener móvil nuestros hijos? ¿Hay que ponerles un límite de horas? ¿Le regalamos la tableta que piden para la primera comunión? ¿A partir de cuándo deberíamos buscar ayuda profesional? Dudas de padres para las que el grupo de psicólogos de la Aclad trata de dar respuestas ante el fuerte incremento de menores que presentan una patología adictiva. Los expertos coinciden en que las nuevas tecnologías se convierten en adicción cuando interfieren con las actividades de la vida diaria y los adolescentes (también los adultos) dejan de hacer otras cosas necesarias en su vida cotidiana.

En el estudio destaca el hecho de que uno de cada tres menores ha recibido en su móvil algún tipo de imagen o vídeo de contenido sexual. O que casi la mitad pasa más de dos horas al día conectados a Internet, y que el 90 % lo usa a diario. Miembros del grupo municipal socialista fueron testigos de la presentación. Su portavoz, José Manuel García, recordó que este tipo de estudios o propuestas fueron incorporadas por el PSdeG a través de un modificativo que se ha renovado ahora en las cuentas del 2018. Añadió que esta decisión la tomaron después de que la dirección de la Aclad «nos alertasen del problema y que apoyáramos el programa».

«Mano de santo»

«Un día estaba en la cocina ocupada y llamaron al teléfono fijo de casa. No lo podía coger y se lo pedí a mi hijo, que estaba en la habitación. No me hizo caso. Volvieron a llamar, se lo pedí de nuevo, y nada. Cansada, fui junto a él, le cogí el móvil y se lo quité un mes. Al devolvérselo, le advertí que lo volvería a hacer si se pasaba más de una hora al día con el teléfono. Fue mano de santo». Este relato pertenece a la madre de uno de los niños coruñeses que participó en el estudio. Y esto es lo que deben hacer todos los padres, según los expertos.

Reacciones como las de esa madre no son tan frecuentes como parece. Los psicólogos de la Aclad dicen que el problema de los padres está «en dónde poner el límite». El uso de redes sociales, por ejemplo, «libera neurotransmisores asociados con el placer cerebral, como la dopamina. El problema es que el cerebro se acostumbra a esa sensación de bienestar y pone en marcha de nuevo el circuito para repetir la acción y obtener el mismo placer».

La línea que separa el abuso de la dependencia es pequeña. «La mayoría de usos problemáticos se caracterizan porque los chicos pasan muchas horas enganchados, pueden enviar entre 400 y 500 mensajes al día, pero ellos no piensan que eso sea ningún problema porque no hacen daño a nadie», añaden los expertos. Cuando ese exceso se transforma en dependencia, «piensan en conectarse desde que se levantan, no pueden dejar de usarlo y tienen sensación de ansiedad, como una especie de síndrome de abstinencia».

«A los menores hay que ponerles un límite de tiempo»

Es psicóloga clínica y se ocupa de tratar adicciones. De todo tipo.

-¿Qué límite han de poner los padres al uso del móvil?

-Es lo que tu aprecies en el niño. Al principio, es cierto que hay que poner un límite, se debe acotar el tiempo y explicar bien el uso que hay que hacer. Hay menores que pueden estar tres horas al día enganchados al teléfono o las redes y no caen en adicción. En cambio, hay otros que sí.

-¿A qué edad se puede permitir el uso del móvil?




-Depende de los padres y del menor. Hay familias que necesitan que su hijo de 10 años tenga teléfono. Eso no es malo. Lo importante es tener claro cuál es la finalidad-

-¿Cómo deben actuar los padres?

-Los padres son el modelo en el que se fijan los hijos. Lo más importante es la comunicación familiar.

-¿Qué consecuencias conlleva la adicción?

-Hay un aislamiento, problemas de ansiedad parecidos a los que tienen los toxicómanos. Lo único que les mueve en su día a día es estar conectado. Tienen una dependencia brutal. Hasta sufren síndrome de abstinencia.

# Enlace permanente a esta noticia
Utiliza este enlace para copiar como acceso directo o para añadir a favoritos.
fuente: La Voz de Galicia >>
 



Patrocinan: