Actualidad

COVID-19 y personas que usan drogas

0

Las implicaciones de COVID-19 para las personas que usan drogas (PWUD) y los proveedores de servicios de drogas

La situación con respecto a las respuestas al brote de COVID-19 está evolucionando rápidamente. Se puede encontrar información actualizada en las pautas preparadas por las fuentes nacionales de salud pública y las actualizaciones periódicas del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) .

Este documento también está disponible en formato PDF .

Última actualización: 25 de marzo de 2020

Contexto: el brote de coronavirus (COVID-19) en la UE

Las personas que usan drogas enfrentan los mismos riesgos que los de la población general y, por lo tanto, deben conocer los consejos adecuados para reducir su riesgo de infección. Sin embargo, pueden estar expuestos a riesgos adicionales que requieren el desarrollo de estrategias de evaluación y mitigación. Estos están vinculados a algunos de los comportamientos asociados con el uso de drogas y a los entornos en los que tiene lugar el uso de drogas, o donde se brinda atención. Los riesgos aumentan por el alto nivel de comorbilidad física y psicológica que se encuentra entre algunas personas que usan drogas, el hecho de que los problemas de drogas a menudo son más comunes en las comunidades marginadas y la estigmatización que las personas que usan drogas a menudo experimentan.

La actual crisis de salud pública plantea serias preocupaciones adicionales para el bienestar de las personas que usan drogas, asegurando la continuidad del servicio para aquellos con problemas de drogas y la protección de aquellos que ofrecen atención y apoyo a esta población.

El propósito de esta sesión informativa es resaltar los riesgos emergentes relacionados con la pandemia de COVID-19 para las personas que usan drogas y para quienes les prestan servicios desde una perspectiva europea, y cuando sea necesario para alentar la planificación, revisión y adaptación de intervenciones farmacológicas de primera línea y especializadas. Las revisiones y actualizaciones de los servicios a nivel nacional y local deberán llevarse a cabo dentro del contexto de las directrices y normas específicas de cada país para responder al brote de COVID-19, y el asesoramiento proporcionado por el ECDC y la OMS.

¿Cuáles son los riesgos particulares para las personas que usan drogas (PWUD) durante la pandemia de COVID-19?

Si bien PWUD corre los mismos riesgos de infección por COVID-19 que la población en general, también se enfrentan a riesgos adicionales que necesitan consideración y mitigación. Por ejemplo, la cohorte de consumidores de opioides que envejece en Europa es particularmente vulnerable debido a su alto nivel de problemas de salud y factores de estilo de vida preexistentes. El uso recreativo de drogas a menudo se lleva a cabo en entornos en los que las personas se congregan juntas y se pueden compartir drogas o equipos de drogas. En términos más generales, la estigmatización y la marginación asociadas con algunas formas de consumo de drogas pueden no solo aumentar el riesgo sino también crear barreras para promover medidas de reducción de riesgos.

Las condiciones médicas crónicas subyacentes están asociadas con algunas formas de consumo de drogas y aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades graves.

Debido a la alta prevalencia de condiciones médicas crónicas entre PWUD, muchos estarán en riesgo particular de enfermedad respiratoria grave si se infectan con COVID-19. Ejemplos de esto incluyen:

  • La prevalencia de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) y el asma son altas entre los clientes en tratamiento con drogas, y fumar heroína o crack puede ser un factor agravante (Palmer et al., 2012).
  • También hay una alta incidencia de enfermedades cardiovasculares entre los pacientes que se inyectan drogas y las personas que usan cocaína (Thylstrup et al., 2015) (Schwartz et al., 2010).
  • La metanfetamina constriñe los vasos sanguíneos, lo que puede contribuir al daño pulmonar, y hay evidencia de que el uso indebido de opioides puede interferir con el sistema inmunitario (Sacerdote, 2006).
  • La prevalencia del VIH, las infecciones de hepatitis viral y los cánceres de hígado, que conducen a un sistema inmunitario debilitado, es alta entre las personas que se inyectan drogas.
  • El consumo de tabaco y la dependencia de la nicotina son muy comunes entre algunos grupos de PWUD y pueden aumentar sus riesgos de experimentar resultados más negativos.

El riesgo de sobredosis de drogas puede aumentar entre las personas infectadas con PWUD con COVID-19

Los principales efectos que amenazan la vida de cualquier opioide, como la heroína, son reducir la velocidad y evitar que una persona respire. Debido a que COVID-19 (como cualquier infección grave del pulmón) puede causar dificultades para respirar, puede haber un aumento en el riesgo de sobredosis entre los usuarios de opioides. El antídoto naloxona bloquea el efecto y revierte las dificultades respiratorias causadas por los opioides y se usa tanto en entornos clínicos como comunitarios como medida de prevención de sobredosis. No se sabe que la naloxona afecte las dificultades respiratorias causadas por COVID19.

Compartir equipos que usan drogas puede aumentar el riesgo de infección

  • Si bien compartir material de inyección aumenta el riesgo de infección con virus transmitidos por la sangre, como el VIH y la hepatitis viral B y C, compartir equipos de inhalación, vapeo, tabaquismo o inyección contaminados con COVID-19 puede aumentar el riesgo de infección y jugar un papel en la propagación del virus. El virus que causa COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, entre personas que están en contacto cercano entre sí, y a través de gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda. El virus también puede sobrevivir durante períodos de tiempo relativamente largos en algunas superficies.
  • Mientras que los mensajes de reducción de daños generalmente se centran en los riesgos asociados con la inyección, a menudo se presta menos atención a otras vías de administración. El brote de COVID-19 puede presentar riesgos adicionales que actualmente no son ampliamente reconocidos, por ejemplo, compartir articulaciones de cannabis, cigarrillos, dispositivos de inhalación o vapeo o parafernalia de drogas.

Los ambientes abarrotados aumentan el riesgo de exposición a COVID-19

Las características de algunos de los entornos frecuentados por personas que usan drogas pueden aumentar su riesgo de exposición al COVID-19:

  • El uso recreativo de drogas a menudo se lleva a cabo en grupos o en lugares concurridos, lo que aumenta el riesgo de exposición al COVID-19. Esto puede, en cierta medida, mitigarse mediante el distanciamiento social, siguiendo las pautas de seguridad establecidas u otras medidas para reducir el uso o el acceso a entornos de alto riesgo.
  • Los centros de tratamiento de drogas, los servicios de bajo umbral y los servicios de apoyo social para personas que usan drogas pueden tener áreas donde el distanciamiento social es difícil, como salas de espera o instalaciones comunitarias. Al igual que con otros entornos, la introducción de prácticas apropiadas de distanciamiento e higiene es de vital importancia.
  • Los PWUD que experimentan la falta de vivienda a menudo no tienen otra alternativa que pasar tiempo en espacios públicos y carecen de acceso a recursos para la higiene personal. El autoaislamiento es muy difícil para las personas sin hogar y el acceso a la atención médica a menudo es muy limitado. Abordar las necesidades de PWUD que no tienen hogar o se encuentran en viviendas inestables será importante para las respuestas en esta área.

Es probable que la gestión de los riesgos de transmisión de COVID-19 sea particularmente difícil en las cárceles. La prevalencia del consumo de drogas y las enfermedades infecciosas es alta en las cárceles. Estos son entornos cerrados, donde se ha documentado el hacinamiento, la infraestructura deficiente y el diagnóstico retrasado (Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades y Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Adicciones a las Drogas, 2018).

Riesgos de interrupción en el acceso a los servicios de drogas, equipo limpio que usa drogas y medicamentos vitales.

  • La continuidad de la atención para PWUD que utiliza servicios de drogas puede ser un desafío ante la escasez de personal, la interrupción y el cierre del servicio, el autoaislamiento y las restricciones impuestas a la libre circulación. En este contexto, la planificación de contingencia y continuidad es esencial. Los servicios de medicamentos, especialmente los pequeños, financiados localmente y administrados por ONG que operan junto con las estructuras formales de los sistemas de salud pública, pueden ser particularmente vulnerables y no tener acceso a los recursos adicionales necesarios para garantizar la continuidad de la atención.
  • Existe un riesgo de acceso reducido a la terapia de sustitución de opioides y otros medicamentos esenciales, así como a equipos limpios para el uso de drogas, especialmente si se requiere que las farmacias comunitarias reduzcan sus horarios de atención y servicios y dejen de supervisar la metadona. Es probable que el acceso a medicamentos sea particularmente desafiante para aquellos que se aíslan por sí mismos, bajo llave o en cuarentena.
  • Las restricciones al movimiento en algunas localidades debido a COVID-19 también pueden conducir a la interrupción de los mercados de drogas y a una reducción del suministro de drogas ilícitas. Esto podría tener una serie de repercusiones, especialmente para los usuarios dependientes de drogas y podría dar lugar a una mayor demanda de servicios de drogas.

Garantizar servicios eficaces de drogas durante la pandemia: consideraciones importantes

Implementación de medidas de prevención contra la transmisión de COVID-19 en entornos utilizados por PWUD

Con el fin de reducir la transmisión de COVID-19, se debe desalentar el uso compartido de drogas o equipo de drogas y se deben promover medidas apropiadas de distanciamiento e higiene social. Deben desarrollarse estrategias de comunicación para abordar adecuadamente diferentes comportamientos y grupos de usuarios, incluidos los grupos marginados, como las personas sin hogar, los usuarios de drogas recreativas y los usuarios de cannabis. Se debe alentar a PWUD a considerar dónde es posible detener o reducir su consumo de drogas como medida de protección, y se necesitan acciones para garantizar el apoyo profesional y la ayuda de quienes buscan acceder a los servicios. Tal como lo practican otros servicios sociales y de salud, los servicios de drogas, los refugios para personas sin hogar y las cárceles deberían difundir mensajes claros sobre cómo reducir el riesgo de infección y poner a disposición de los usuarios del servicio y su personal los materiales apropiados.

  • Medidas de protección personal: promover prácticas adecuadas de higiene de manos y reducción de riesgos, como toser y estornudar en el codo. Asegúrese de que los baños estén llenos de jabón y materiales de secado para lavarse las manos. Proporcione desinfectantes para manos a base de alcohol que contengan al menos un 60% de alcohol en puntos clave dentro de las instalaciones, incluidos mostradores de registro, entradas y salidas.
  • Medidas ambientales: limpie con frecuencia las superficies usadas, minimice el intercambio de objetos, garantice una ventilación adecuada.
  • La práctica actual de comunicarse con PWUD sobre los riesgos de compartir drogas y equipos de drogas debe revisarse para garantizar que sea adecuada a las demandas de reducir los riesgos de exposición a COVID-19 a la luz de los posibles modos de transmisión (gotas, superficies).
  • Las prácticas actuales para proporcionar inyecciones limpias y otros equipos para el uso de drogas (por ejemplo, equipos para fumar e inhalar) para limitar el intercambio entre los usuarios de drogas deben revisarse y adaptarse, si es necesario, para garantizar que sigan siendo adecuados para su propósito. Es probable que sea necesario ampliar el nivel de provisión de equipos para clientes en autoaislamiento.
  • Se deben promover e introducir medidas de distanciamiento social para PWUD y aquellos que trabajan con este grupo. Estos incluyen evitar el contacto cercano (apretones de manos y besos), pararse a una distancia adecuada el uno del otro y limitar la cantidad de personas que pueden usar los servicios al mismo tiempo. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha publicado un documento sobre distanciamiento social . Se debe prestar especial atención a apoyar y proporcionar los medios necesarios a los clientes de servicios de drogas, usuarios de refugios para personas sin hogar y prisioneros para permitirles protegerse a sí mismos y a otros de la infección.
  • Se necesitan protocolos para que los servicios respondan a PWUD que muestran signos de posible infección por COVID-19. Es probable que estos incluyan la provisión de máscaras para aquellos que presenten síntomas respiratorios (tos, fiebre), el establecimiento de un área de aislamiento y los procedimientos apropiados de derivación y notificación de acuerdo con las directrices nacionales en evolución. El ECDC ha publicado un informe técnico sobre prevención y control de infecciones para COVID-19 en entornos de atención médica, incluidos los centros de atención a largo plazo
  • Las pautas generales y la información para grupos específicos, como pacientes con enfermedades crónicas y con condiciones inmunocomprometibles, están disponibles en el sitio web del ECDC.

Garantizar la continuidad de la atención durante la pandemia.

Será crucial garantizar la continuidad de los servicios básicos de salud para los usuarios de drogas. En este contexto, es vital garantizar que los servicios cuenten con los recursos adecuados, que se implementen medidas de protección del personal y se priorice la planificación del servicio.

Garantizar la continuidad del servicio:

  • Los servicios de tratamiento de drogas y los servicios de reducción de daños de umbral bajo para PWUD son servicios de salud esenciales, que deberán permanecer en funcionamiento bajo condiciones restringidas.
  • Por lo tanto, garantizar la prestación continua de servicios de tratamiento de drogas, incluidos los medicamentos de sustitución de opioides y otros medicamentos esenciales para los clientes, será una consideración primordial.
  • Se necesitarán planes de contingencia para la posible escasez de medicamentos y equipos.
  • Los servicios deberán planificar la probabilidad de ausencias del personal mediante el desarrollo de políticas flexibles de asistencia y baja por enfermedad, identificando funciones y puestos de trabajo críticos, y planificando una cobertura alternativa por parte de los miembros del personal de capacitación cruzada.
  • Es posible que los servicios necesiten planificar alternativas temporales en caso de un cierre necesario de sitios fijos (por ejemplo, la provisión de servicios en línea, suministro de medicamentos y equipos a través de farmacias, visitas a domicilio, llamadas telefónicas o videollamadas para evaluación y seguimiento) y adaptar los existentes. prácticas, como extender las recetas para llevar a casa del tratamiento de sustitución de opioides (OST).
  • Según las pautas nacionales, puede ser necesario suspender, reducir o implementar alternativas a las citas personales, grupales o individuales durante la pandemia.
  • La disponibilidad y accesibilidad de la provisión de servicios para personas sin hogar PWUD será una consideración importante, ya que este puede ser un grupo con recursos limitados para protegerse y aislarse. En los Estados Unidos, los CDC han publicado una guía provisional para refugios para personas sin hogar .

Protección del proveedor de servicios durante la pandemia: intervenciones importantes a considerar:

  • Proporcionar al personal la información necesaria sobre medidas de prevención (ver medidas de prevención más arriba).
  • Proporcionar el equipo de protección necesario para el personal e introducir protocolos para reducir los riesgos de transmisión tanto para el personal como para los pacientes, incluido el uso de barreras físicas para proteger al personal que interactúa con clientes con un estado de infección desconocido.
  • Minimizar el número de miembros del personal que tienen interacciones cara a cara e introducir políticas y procedimientos adecuados de gestión de riesgos para clientes con síntomas respiratorios.
  • Revisar las prácticas de trabajo para el personal y los voluntarios con alto riesgo de COVID-19 grave (aquellos que son mayores o tienen condiciones de salud subyacentes), incluida la introducción de arreglos de trabajo remotos cuando sea posible.
  • Establecer reuniones virtuales periódicas para permitir una respuesta rápida a los problemas que surgen en la situación local y las medidas rápidamente cambiantes tomadas por los gobiernos locales y nacionales.

Referencias

  • Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Adicciones a las Drogas (2018), ‘ Orientación breve: prevención y control de virus transmitidos por la sangre en entornos penitenciarios ‘.
  • Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (2017), ‘ Salud y respuestas sociales a los problemas de drogas: una guía europea ‘.
  • Palmer, F., Jaffray, M., Moffat, MA, Matheson, C., McLernon, DJ, Coutts, A. y Haughney, J. (2012), ‘Prevalencia de enfermedades respiratorias crónicas comunes en usuarios de drogas: un estudio de cohorte ‘, Primary Care Respiratory Journal 21 (4), págs. 377–83.
  • Sacerdote, P. (2006), ‘Opioids and the sistema inmune’, Palliative Medicine 20 Suppl 1, pp. S9-15.
  • Schwartz, BG, Rezkalla, S. y Kloner, RA (2010), ‘Cardiovascular Effects of Cocaine’, Circulation 122 (24), pp. 2558–69.
  • Thylstrup, B., Clausen, T. y Hesse, M. (2015), ‘Enfermedades cardiovasculares en personas con trastornos por consumo de drogas’, International Journal of Public Health 60 (6), págs. 659-68.

Otras fuentes de información actualizada regularmente

Vea nuestra página de temas en COVID-19 y nuestra página de recursos de COVID-19 

Europa:

Mundo:

Fuentes de información adicionales.

El OEDT está compilando ejemplos de consejos emitidos a personas que usan medicamentos y proveedores de servicios por algunos organismos nacionales y diferentes asociaciones, redes y ONG 

Visite nuestra página de recursos de COVID-19 >>

Agradecimientos

El OEDT desea agradecer a los siguientes expertos por revisar la información contenida en este informe (versión del 23 de marzo):

Fuente: http://www.emcdda.europa.eu/

Por la web oscura se vende a domicilio cualquier tipo de estupefaciente, que se envía por paquetería convencional y mediante falsos mensajeros

Entrada anterior

La exposición temprana al cannabis aumenta la sensibilidad de los cerebros jóvenes a la cocaína

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad