ActualidadPortada

Asocian la exposición al humo de marihuana con infecciones respiratorias en niños

0
Marihuana (Foto. Freepik)

NOTICIAS: 02.08.2021

Según los investigadores de la Facultad de Medicina de Wake Forest y del Hospital Infantil de Colorado, los resultados pueden ayudar a orientar y dar forma a los mensajes de salud pública para concienciar sobre sus posibles impactos negativos


EE.UU.
Los niños cuyos padres fuman o vapean marihuana habitualmente pueden sufrir infecciones respiratorias virales, como el resfriado común, con más frecuencia que aquellos cuyos padres no fuman, según un estudio publicado en la revista Pediatric Research.
Investigadores de la Facultad de Medicina de Wake Forest y del Hospital Infantil de Colorado (Estados Unidos) encuestaron a 1.491 padres y cuidadores que vivían en el Estado de Colorado, donde el uso recreativo y medicinal de la marihuana es legal.

Descubrieron que los padres que fumaban o vapeaban marihuana con regularidad informaron de que sus hijos habían sufrido más infecciones respiratorias víricas en el año anterior a la encuesta en comparación con los niños cuyos padres no fumaban ni tabaco ni marihuana.

También informaron de que sus hijos no habían padecido otras afecciones relacionadas a menudo con la exposición al humo de tabaco ajeno, como infecciones de oído y ataques de asma, con mayor frecuencia, ni habían visitado el servicio de urgencias de un hospital con mayor frecuencia en el año anterior, en comparación con los niños cuyos padres no fumaban.

Los niños con padres que fuman marihuana habitualmente se exponen a un mayor riesgo de sufrir infecciones respiratorias virales

 

Adam Johnson, el autor correspondiente de la investigación, señala que “el impacto negativo que la exposición al humo de tabaco ajeno puede tener en la salud de los niños ha sido ampliamente estudiado, pero el impacto del humo de marihuana ajeno en los niños pequeños no está claro”.

“Nuestros hallazgos identifican la posibilidad de que aumenten las infecciones respiratorias en los niños expuestos al humo de marihuana ajeno -asegura-. Esto podría tener implicaciones sanitarias importantes a medida que más estados de Estados Unidos avanzan hacia la legalización del uso recreativo de la marihuana”.

De los padres y cuidadores que participaron en la encuesta, 78 (5,2%) declararon fumar o vapear regularmente solo marihuana, 214 (14,3%) declararon fumar regularmente sólo tabaco y 80 (5,4%) declararon fumar regularmente tanto marihuana como tabaco.

Los investigadores descubrieron que los que solo fumaban marihuana tendían a ser más jóvenes, a tener un mayor nivel de estudios, a identificarse menos como hispanos y a tener mayores ingresos que los que no fumaban o que sólo fumaban tabaco.

Los padres y cuidadores que fumaban tanto marihuana como tabaco tendían a ser más jóvenes y era menos probable que se identificaran como hispanos que los que no fumaban. También tenían niveles de ingresos y educación más bajos que los no fumadores, en comparación con los que sólo fumaban marihuana y los que sólo fumaban tabaco.

“Nuestros hallazgos ponen de manifiesto la prevalencia del consumo de marihuana entre los padres y cuidadores e indican qué niños pueden ser más propensos a estar expuestos al humo de la marihuana de segunda mano en un estado donde el uso de la marihuana recreativa y medicinal es legal”, señala Johnson.

Estos resultados pueden ayudar a orientar y dar forma a los mensajes de salud pública para concienciar sobre sus posibles impactos negativos

El investigador insta a que estos resultados se utilicen “para ayudar a orientar y dar forma a los mensajes de salud pública dirigidos a los padres y cuidadores con el fin de aumentar la conciencia de los posibles impactos negativos que la exposición al humo de la marihuana de segunda mano puede tener en la salud de los niños”.

Para examinar el impacto de la exposición al humo de marihuana de segunda mano en los niños, los autores encuestaron a los padres y cuidadores que todos asistieron al departamento de emergencias pediátricas del Hospital de Niños de Colorado con un niño menor de 12 años, entre 2015 y 2017.

Los padres y cuidadores informaron de la frecuencia y el lugar en el que consumían marihuana o tabaco y de la frecuencia con la que en el último año su hijo había sido llevado a un servicio de urgencias o se había visto afectado por ataques de asma, infecciones de oído o infecciones respiratorias virales, como un resfriado común o una bronquiolitis.

Comparte esto:

La DGT intensificará los controles de alcohol y drogas

Entrada anterior

BIBLIOTECA: WHO report on the global tobacco epidemic, 2021.

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad