ActualidadPortada

Chemsex: de anécdota gallega a ‘bestseller’ en grandes urbes

0
NARCÓTICOS. Varios conjuntos de pastillas de MDMA incautadas por efectivos policiales. Foto: Alberto Valdés

NOTICIAS: 11.04.2021

Las sesiones con drogas, sexo y múltiples personas, que pueden durar varios días, son mínimas en Galicia. Se celebran sobre todo en ciudades como Barcelona o Madrid . Son pocos los pacientes que llegan a los hospitales de la comunidad

TEXTO J. Garnelo

La “lujuria del siglo XXI” entremezcla drogas, múltiples personas y un “dale a tu cuerpo alegría Macarena” que sobrepasa los límites humanos. Se apellida chemsex. Una anécdota en Galicia que se “camufla” entre las grandes ciudades españolas.

El término anglosajón, acuñado hace pocos años, hace referencia al empleo “desadaptativo e intensivo” de algunos estupefacientes ilegales en contextos sexuales: un fenómeno detectado hace menos de una década en Reino Unido, bastante joven.

Fue en 2015 cuando una editorial del British Medical Journal puso en el escenario mundial, tanto a nivel científico como social, esta nueva “filosofía carnal” practicada por múltiples varones que copulan entre sí, generalmente, aunque no sea un hecho ligado solo al género masculino.

En las sesiones, que pueden prolongarse varios días, lo habitual (clave para aguantar) es consumir diferentes combos narcóticos. Estos van desde dosis intravenosas de metanfetamina o mefedrona, denominado slamming, hasta completar la gama con GHB, ketamina, cocaína, alcohol, poppers y cannabis. A cada mix, una “sonata” totalmente distinta.

No obstante, estas prácticas, que “comparten” el vicio escrito en Fifty Shades Of Gray, más que un bestseller son un relato “anecdótico” en la comunidad gallega. La presencia de pacientes que participan en eventos que compaginan el sexo y consumo de drogas “es mínima” en las consultas para el tratamiento de trastornos adictivos de nuestra autonomía.

Esto último lo dice el doctor César Pereiro, psiquiatra de la UAD (Unidad Asistencial de Drogodependencias) coruñesa, quien añade además que hasta el momento “su presencia no parece incrementarse”. Dicho de otra manera, “los profesionales que trabajamos en el área de las adicciones apenas vemos casos de pacientes con estas características”, reconoce el especialista sanitario.

Su testimonio es acompañado por otra irrefutable declaración. Antonio Antela, el coordinador de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, manifiesta que “la incidencia de personas que practican frecuentemente el chemsex en nuestro medio es muy baja” y la mayoría de las que lo hacen “se desplazan a grandes ciudades”.

Algunas de ellas son Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, pues hay más posibilidades. “Los contactos suelen ser por redes sociales y existen ciertos sitios donde se realizan de forma habitual”, expone Antela, mientras Pereiro apunta que su propósito principal es “aumentar el placer y prolongar el aguante físico”.

IMPACTO FÍSICO Y MENTAL. Con todo, ese disfrute de pocos les puede salir caro. Y bastante. “Sin duda los riesgos derivados de la transmisión de Hepatitis C, VIH y otras infecciones son muy preocupantes”, resalta Pereiro, quien además ejerce como vocal de Trastornos Adictivos de la Asociación Gallega de Psiquiatría, destacando que “también lo son las posibles sobredosis y los efectos no deseados” de las sustancias.

Entre ellos, tal como explica, predominan los episodios con alucinaciones y demás síntomas psicóticos; las convulsiones, arritmias, infartos y los accidentes cerebrovasculares. También cuadros de agitación psicomotriz y severas alteraciones de conducta. En lo que atañe a los fármacos sin receta, en muchas ocasiones comprados por Internet, los peligros vinculados también son claros ante la “falta de control sanitario y posibles fraudes en la composición, adulterantes, etcétera”.

Junto a lo anterior, Antela recuerda que en algunos casos las drogas “son utilizadas por personas infectadas de VIH” y durante el tiempo que las usan abandonan su tratamiento lo cual “tiene varias consecuencias”. Puede que se hagan transmisores del virus al dejar la pauta prescrita y, después, que la reaparición del mismo se haga “resistente” a los fármacos que lo combaten, siendo con ello más difícil de “manejar”.

NACIMIENTO Y PROTAGONISTAS

PRIMERAS HUELLAS Desde 2012 en barrios londinenses se llevaron a cabo estudios que exponían esta clase de conductas, especificándose por primera vez la diferencia entre la actividad sexual posterior al consumo de diversas drogas, ante la desinhibición o el incremento de la “apetencia sexual” relativo a las mismas, del que se denominó por entonces chemsex: conocido como la “convergencia” del sexo y los estupefacientes.

PERFIL CARACTERÍSTICO El doctor Pereiro remarca que el perfil suelen ser “hombres, mayoritariamente homosexuales, sin pareja, que residen en grandes ciudades, con una edad en torno a 35-40 años, con estudios universitarios, activos laboralmente y que hacen sesiones en domicilios privados” sin protección en al menos la mitad de los casos.

 

EL IMÁN DE LAS REDES SOCIALES

APPS Aplicaciones móviles como Grindr y foros en Internet son las vías que utilizan los participantes de las sesiones para hablar y organizar esos eventos. Aunque el “acceso” a las fiestas se realiza a través de conocidos, destaca Pereiro, muchas veces el contacto se establece por estas plataformas, además de las redes sociales.

ÉXITO CRECIENTE Las app en redes sociales y de geolocalización se postulan como un aspecto definitorio. La facilidad de acceso y la inmediatez explica el creciente éxito. Así pues, los usuarios pueden, previo encuentro, perfilar todas las preferencias, límites y características: portar o no el VIH, hacer slamming, o usar preservativo. El lenguaje simbólico de los emoticonos muestra visible y explícitamente aquello que se ofrece y que se espera.

Fuente: El Correo Gallego

Comparte esto:

OPINION: El adicto: ¿Nacido para perder?, por Ernesto Salayandia

Entrada anterior

La Asociación Vieiro puso en marcha el programa de habilidades socioemocionales “somos hábiles”

Siguiente entrada

También te puede interesar

Portada

Sustancias adictivas más consumidas entre los mayores de 64 años A partir de los 75 años, las pastillas para la ansiedad o el insomnio superan al tabaco y el alcohol Por sexos, las mujeres de la tercera edad tienden más a la ingesta de analgésicos que los hombres 17.06.2021 | actualización 20:04 horas PorRTVE.es Un consumidor sostiene un cigarrillo en la terraza Santa Cruz de Tenerife mientras toma una cerveza Un consumidor sostiene un cigarrillo en una terraza en Tenerife mientras toma una cerveza. MIGUEL BARRETO / EFE 3 min. El alcohol es la sustancia más consumida entre los mayores de 64 años con el 46,7 por ciento del total de este colectivo en España. Sin embargo, a partir de los 75 años, la ingesta de hipnosedantes se vuelve la principal sustancia adictiva por delante de las bebidas etílicas y el tabaco. El Ministerio de Sanidad ha actualizado los hábitos de consumo de los españoles dentro de la tercera edad. Aunque el tabaco y el alcohol son más comunes entre los jóvenes, que lo toman en mayor volumen, el consumo de sustancias adictivas prevalece entre la población más adulta. Según los encuestados en el estudio de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas casi la mitad de los mayores de 64 años ha bebido alcohol en el último mes. Esto supone el doble de la ingesta de pastillas para la ansiedad o insomnio, la segunda sustancia adictiva más ingerida en este colectivo. El consumo de alcohol, tabaco y cannabis se reduce durante la pandemia, pero aumenta el de hipnosedantes El consumo de alcohol, tabaco y cannabis se reduce durante la pandemia, pero aumenta el de hipnosedantes Sin embargo, existen diferencias entre los mayores y los más mayores. Mientras el alcohol es predominante entre los 64 y los 75 años, los hipnosedantes son las drogas más ingeridas a partir de los 75 años. El consumo de drogas se consolida en etapas anteriores La encuesta no solo incluye el consumo actual de sustancias adictivas, sino también sus antecedentes previos. Así, el 52,9 por ciento de los mayores de 64 años ha fumado alguna vez en la vida, iario, el

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad