ActualidadPortada

Cocaína rosa, trapicheo desde las redes sociales

NOTICIAS: 13.12.2022

Los agentes especializados en narcóticos han detectado vídeos en Instagram publicados en formato historia (desaparecen a las 24 horas) donde se observa a chavales con la nariz rosa o mostrando el producto a potenciales clientes

 

 

JUAN CANO / COLPISA

ANDALUCIA. La cocaína rosa deja un rastro en Internet que no escapa a la mirada de la Policía. Los agentes especializados en narcóticos han detectado vídeos en Instagram publicados en formato historia (desaparecen a las 24 horas) donde se observa a chavales con la nariz rosa tras haber esnifado o mostrando el producto a potenciales clientes, invitándolos a cerrar el trato en un privado. Igual que se compra ropa o comida por Internet, el trapicheo comienza ahora frente a una pantalla. Y la investigación policial, también.

El jefe del Grupo de Sintéticos de la Unidad contra las Drogas de la Policía Nacional asegura que la distribución de la «mal llamada» cocaína rosa funciona a través del boca a boca y advierte de que el primer peligro es la incertidumbre que hay alrededor de esta sustancia. «La gente se fía de un logo o de la presentación física, pero no sabe lo que está metiendo», comenta el inspector. El segundo riesgo, no menos grave, es el de equipararla a la cocaína: se consume la misma cantidad, pero bastaría con la mitad para conseguir un efecto proporcional.

Sobre los peligros para la salud, los expertos explican que no solo actúa sobre el sistema nervioso central, sino también sobre el cardiovascular. «Puede provocar hipertensión arterial grave, hipertermia, infartos e incluso la muerte», detalla el forense Sebastián Díaz, profesor de Farmacología de las Drogas de Abuso y especialista en nuevas sustancias psicoactivas. La ONU, en su último informe sobre drogas, publicado esta semana, advierte de que la ketamina, el principal ingrediente del tusi —cocaína rosa— que circula actualmente en el mercado, puede causar otros efectos adversos como problemas de vejiga, ansiedad, pánico, palpitaciones, taquicardia, dolores torácicos, depresión, problemas de salud mental y dificultad o incapacidad para hablar.

Fuente

Comparte esto:

Sanidad alerta de que los jóvenes que beben en exceso tienen mayor riesgo de sufrir un ictus

Entrada anterior

BIBLIOTECA: Protocolo de adaptación de tratamiento a circunstancias excepcionales

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad