ActualidadPortada

Como afectan los diversos procesos hormonales a las mujeres con patologia dual

doctora Francina Fonseca

NOTICIAS: 03.12.2022

Las diferencias hormonales podrían explicar que las mujeres con patología dual presenten más riesgo de recaída en adicciones y estados depresivos.

 

 

CATALUÑA. según ha resaltado una experta en las XVI Jornadas de Género y Patología Dual, organizadas en Barcelona por la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) y la Fundación Patología Dual, con la colaboración de la Societat Catalana de Psiquiatria y Salut Mental.

La patología dual, que designa la condición clínica de la coexistencia de una adicción y otro trastorno mental, afecta con mayor frecuencia a las mujeres. Ingresan menos que los hombres por adicciones, pero cuando lo hacen tienen mayores probabilidades de padecer patología dual.

Concretamente, según los datos de diversas investigaciones, alrededor del 50-70 por ciento de las mujeres con enfermedad adictiva sufre también depresión.

La doctora Francina Fonseca, psiquiatra de Adicciones en el Hospital del Mar de Barcelona, ha explicado que las diferencias hormonales pueden jugar un papel importante en estos datos, aunque sin obviar la influencia que la construcción cultural ejerce sobre cómo las mujeres viven y sufren la patología dual.

«Cómo las mujeres con patología dual responden a una situación estresante puede condicionar que tengan más probabilidades de recaída, tanto al consumo de sustancias como respecto a episodios depresivos», ha señalado la experta.

La evidencia científica ha observado diferencias en la expresión del cortisol, la hormona reguladora del estrés, en hombres y mujeres: «El cortisol nos ayuda a superar situaciones de estrés. Cuando estamos muy nerviosos, se dispara. En el caso de las mujeres con patología dual, lo que observamos es que no se produce una subida tan intensa, lo que dificulta el afrontamiento del estrés e incrementa el riesgo de recaída».

Según ha añadido la doctora Fonseca, esta asociación tiene una explicación compleja en la que también están involucrados factores ambientales como, por ejemplo, las experiencias de maltrato en la infancia, más frecuentes en mujeres con patología dual.

«En un estudio reciente se ha puesto de manifiesto que las personas que han sufrido maltrato infantil presentan una menor respuesta de liberación de cortisol en situaciones de estrés y que este hecho se ha relacionado con mayor riesgo de adicción, obesidad y alteraciones de conducta», ha argumentado.

Las hormonas sexuales femeninas, el estrógeno y la progesterona, también podrían jugar un papel importante en la mayor incidencia de la patología dual en mujeres y, sobre todo, en el mayor riesgo de recaída.

Según ha explicado la doctora Francina Fonseca, en cada una de las dos fases del ciclo menstrual de las mujeres hay una hormona predominante. Así, la progesterona tiene mayor presencia durante la segunda fase del ciclo, es decir, durante los 15 días previos a la menstruación. En esta fase, la respuesta a sustancias como la cocaína o el tabaco es menor. Sin embargo, en la primera fase, en la que predominan los estrógenos, las mujeres presentan una mayor sensibilidad a estas sustancias.

«El deseo de consumir y la sensación de refuerzo después del consumo es más elevada en esta fase de predominio de los estrógenos, lo que puede potenciar más el consumo o dificultar que estas mujeres dejen de consumir», ha esgrimido la psiquiatra.

Fonseca ha hecho hincapié en los datos de un par de estudios realizados con mujeres que acababan de dar a luz y que presentaban adicción a la cocaína y al tabaco: «Se observó que si se les continuaba suministrando progesterona durante el posparto, la probabilidad de que recayesen en el consumo era menor».

El embarazo, precisamente, ha concluido la experta, también es un factor que aumenta las posibilidades de que una mujer reduzca el consumo de sustancias o directamente deje de consumirlas. En ello, según la doctora Fonseca, juega un papel esencial «la motivación personal por el cuidado de un hijo», pero también influye «el importante incremento de las hormonas sexuales que se produce en el último trimestre de embarazo».

Fuente

Comparte esto:

La juventud de UNAD comparte sus posicionamientos con responsables de políticas públicas

Entrada anterior

Las mujeres tienen más riesgo de desarrollar adicciones tras un evento traumático

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad

Patrocinan

VIEIRO FORMA PARTE DE

Canales de comunicación

Calendario

marzo 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Necesitas información?
Ir al contenido