ActualidadPortada

Cómo influye el cannabis en tus espermatozoides

0
Imagen de archivo de un espermatozoide. ParallelVision / Pixabay

NOTICIAS: 7.12.2021

Los efectos del cannabis sobre la salud y el cuerpo humano en general son ampliamente estudiados y analizados por los investigadores, que han basado una nueva investigación, precisamente, en las consecuencias que tiene el cannabis en los espermatozoides. 

 

MADRID. Concretamente, han descubierto que una exposición intensa pero de corta duración al vapor de cannabis reduce el recuento de esperma y ralentiza el movimiento o motilidad de los espermatozoides, algo que se ha observado no solo en los ratones macho expuestos directamente sino también en sus crías.

El cannabis puede impedir la función reproductiva

El estudio de la Universidad Estatal de Washington, publicado en la revista Toxicological Sciences, se basa en otros estudios realizados en humanos y animales, que demuestran que el cannabis puede impedir la función reproductora masculina.

Sin embargo, este actual estudio utiliza circunstancias más controladas que los estudios en humanos, que a menudo tienen que basarse en encuestas, y es el primer estudio conocido sobre reproducción que utiliza cannabis entero vaporizado en ratones, que es la forma más común que utilizan los humanos. Los estudios anteriores en animales utilizan otros métodos de administración, como inyecciones de tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo del cannabis.

“Puede que tomes cannabis para algún tipo de estrés momentáneo, pero podría afectar a tu descendencia”.

“Hay que seguir investigando, pero los resultados generacionales del estudio deberían hacer reflexionar a los consumidores de cannabis”, advierte Kanako Hayashi, profesora asociada en la Escuela de Biociencias Moleculares de la WSU y autora del artículo. “Esto es una bandera de advertencia. Puede que tomes cannabis para algún tipo de estrés momentáneo, pero podría afectar a tu descendencia”, añade.

Según algunas estimaciones, el número de espermatozoides en el ser humano ha disminuido hasta un 59% en las últimas décadas. Es probable que este descenso se deba a muchas razones, apunta Hayashi, pero este estudio se suma a las pruebas de que el consumo de cannabis puede ser perjudicial para la función reproductiva masculina.

Realización del estudio

Para esta investigación, los expertos estudiaron 30 ratones machos adultos. Expusieron a 15 de ellos a vapor de cannabis tres veces al día durante diez días, una cantidad intensa pero que imita la ingesta de cannabis de los consumidores frecuentes.

A continuación, compararon el recuento y la motilidad de los espermatozoides de esos ratones con el grupo de control no expuesto y comprobaron que, inmediatamente después del periodo de exposición, la motilidad de los espermatozoides de los ratones disminuía y, al cabo de un mes, el recuento de espermatozoides era menor.

Los investigadores criaron varios de los ratones macho con ratones hembra no expuestos. La progenie masculina del grupo expuesto también mostró un menor recuento y movilidad de los espermatozoides. Los hijos expuestos al cannabis también mostraron evidencias de daños en el ADN y alteraciones relacionadas con el desarrollo de los espermatozoides.

“No esperábamos que los espermatozoides desaparecieran por completo o que la motilidad se anulara por completo, pero la reducción del recuento de espermatozoides y de la motilidad de la descendencia, los hijos, es probablemente un efecto directo de la exposición al cannabis del padre”, apunta Kanako.

Sin embargo, la tercera generación, los nietos de los ratones machos expuestos, no mostraron los mismos efectos, lo que sugiere que la exposición al cannabis afectó a los ratones de la segunda generación en una etapa del desarrollo.

Hayashi y sus colegas están probando actualmente la teoría de que la exposición al cannabis de los ratones en el útero tendría efectos generacionales más profundos, ya que la droga afectaría a la formación del sistema reproductivo de los ratones que podría transmitirse.

 

Fuente

Comparte esto:

OPINION: La ciencia del cannabis, por Jorge Mira Pérez

Entrada anterior

Así es la cocaína rosa: una anfetamina que nada tiene que ver con la más conocida droga blanca

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad