ActualidadPortada

Conocé cómo te daña el phubbing

0

NOTICIAS: 29.08.2021

Basta recordar alguna reunión de amigos o familiar en la que usted o su entorno dejan de lado la charla para dedicarse a su teléfono. Es más quizás si en este momento está en un lugar público y observa a su alrededor, se dará cuenta de que esta situación ya forma parte de nuestras vidas.

El fenómeno puede parecer una parte relativamente inofensiva, aunque molesta, de la vida moderna, incluso es considerada como de mala educación, algo que cualquiera puede sobrellevar. Sin embargo, desde hace algunos años las investigaciones están descubriendo que este comportamiento nos afecta mucho más de lo que se cree. “Irónicamente, el phubbing está destinado a conectarte, presumiblemente, con alguien a través de las redes sociales o mensajes de texto. Pero en realidad puede alterar gravemente sus relaciones personales en el momento presente”, decía Emma Seppälä, sicóloga de las universidades de Stanford y Yale y autora de The Happiness Track a la revista Times.

Este comportamiento, según un estudio reciente realizado por la Universidad de Georgia, tendría su origen en una ansiedad social aguda y profunda. En algunos casos, se favorece más en personalidades con características neuróticas, que influyen en que las personas no puedan establecer una conversación fácilmente con los demás. Más aún si no se conoce, de entrada, a los interlocutores potenciales.

Publicada en Behaviour & Information Technology, la investigación denuncia el hecho de que las personas socialmente ansiosas “prefieren las interacciones sociales en línea a la comunicación cara a cara”. La misma conducta se aprecia en los pacientes con depresión, quienes prefieren interactuar con su smartphone que platicar con las personas que conviven con ellos físicamente. Así también, son más propensas a depender de este.

Además, según Juhyung Su, comunicólogo de la misma institución, el phubbing está afectando las relaciones íntimas y amistosas. Al sentirse ignorados en favor del teléfono celular, los familiares y amigos tienden a sentirse mal o perder interés en las personas. Esto genera un círculo vicioso, porque entre menos relaciones afectivas concreten, más solos se sienten, y su aislamiento social se hace todavía más grave.

¿Qué hacer?

Entonces, ¿qué podemos hacer para combatir este comportamiento? si seguimos revisando nuestros teléfonos, porque nuestro cerebro nos recompensa por arriesgarnos a tener un comportamiento que puede hacer que veamos algo que nos gusta: un mensaje, un tuit, una foto de amigos que están lejos. Eso sin mencionar los juegos. Todos sabemos lo difícil que puede ser dejar un pequeño juego divertido que encontramos en nuestro teléfono.

Pero hay algunas tácticas simples, sugeridas por los especialistas en el comportamiento que podemos emplear para ayudar a romper el patrón.

Apilar los teléfonos

La acción está en el nombre: todos colocan su teléfono en una pila sobre la mesa, boca abajo.

La primera persona en alcanzar su teléfono tiene que pagar el precio. Si vas a comer fuera, ellos tienen que pagar la factura. Si vas a comer en casa, ellos tienen que lavar los platos.

Practicar la pila de teléfonos ayudará a poner a todos en la misma página y aplicará una penalización para aquellos que infrinjan la etiqueta. Hace que el comportamiento sea divertido y normaliza la práctica de ignorar su teléfono a favor de las personas que lo rodean.

Una hora sin tecnología

Esta es más una regla que puede aplicarse en la casa, pero es una que puede extenderse para incluir a familiares, amigos y visitantes que los visiten. En esencia, establece un tiempo, digamos una o dos horas cada día, en el que no haya tecnología. Puede especificar las tecnologías que se apagarán en este momento, como teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras portátiles. O puede ampliar su definición para que signifique “sin tecnología con pantallas” si esa es una definición más fácil de seguir. Independientemente de cómo lo defina, la idea es animar a las personas a que guarden sus dispositivos y se dediquen a más actividades analógicas.

En espacios públicos

Mantenga sus cargadores en espacios públicos. Esta pequeña táctica puede tener un poderoso efecto dominó. La práctica es sencilla: simplemente coloque los cables de carga para sus dispositivos en el salón, el comedor, la sala de juegos u otro espacio de la casa que esté abierto a todos. Esto significa que lugares como el dormitorio, el estudio y otras áreas que se consideran privadas ahora son zonas sin cables.

Al mantener los cargadores en público, la gente tiene que entrar y enchufar sus dispositivos en una parte central y social de la casa. Aquí es más probable que entablen una conversación mientras se cargan sus dispositivos. Al mismo tiempo, esto mantiene a los dispositivos fuera de algunos de los momentos más relajados del día, como a primera hora de la mañana y tarde en la noche.

Lo esencial

Si bien las prácticas mencionadas anteriormente pueden ayudar a eliminar la práctica del phubbing en ciertos momentos y en ciertas situaciones, existe una actividad que puede ayudar a reducir la incidencia en general y garantizar que se mantengan los estándares más socialmente aceptables.

Tenga una discusión franca y abierta sobre el comportamiento de phubbing y los efectos que está teniendo en usted y en quienes lo rodean. Hablar de los efectos del phubbing puede ayudar a mejorar la comprensión de las personas sobre su comportamiento.

Durante esta conversación, explique cómo le hacen sentir las acciones físicas involucradas. El énfasis de la discusión debe estar en la negociación y el compromiso, para que todos tengan claro que no está tratando de pasar por alto las necesidades de todos. Use ejemplos para mostrar que no es la intención de la persona causar una reacción negativa e intente definir algunos límites en los que pueda estar de acuerdo.

Y, por supuesto, asegúrese de practicar lo que predica. ¡No tiene mucho sentido hacer un gran discurso sobre los sentimientos hirientes que experimentas cuando te engañan si también estás participando en el comportamiento!

Con un poco de conversación y compromiso, debería ser posible eliminar los efectos negativos del phubbing de su vida diaria.

LO QUE DEBE SABER

La palabra phubbing se acuñó por primera vez como término en mayo de 2012 . Una agencia de publicidad australiana creó esta palabra para describir el creciente fenómeno de las personas que ignoran a sus amigos y familiares que están frente a ellos y, en cambio, se desplazan por sus teléfonos. Poco después, se lanzó la campaña Stop Phubbing.

JÓVENES

El 87% de los adolescentes prefiere comunicarse vía “texto” que en persona. Stop Phubbing.

LUGARES

Nueva York, Los Ángeles y Londres son las ciudades con más phubbers. México se encuentra en la novena posición. Stop Phubbing.

PAREJAS

Estudios realizados en diversos países indican que el phubbing es uno de los problemas que daña las relaciones de parejas y genera conflictos entre ellas.

+ info

Comparte esto:

El consumo de ‘blanca’ en España acelera su escalada

Entrada anterior

Consumir cannabis, nuevo factor de riesgo para contraer Covid-19 grave

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad