ActualidadPortada

Efecto “aperitivo”: por qué nos atrae la comida chatarra cuando bebemos alcohol

NOTICIAS: 06.11.2022

Una investigación realizada en Australia mostró que la ingesta de estas bebidas aumenta los niveles de una hormona relacionada con los alimentos salados. Los detalles y la explicación de los profesionales

ARGENTINA. Según los científicos australianos, cuando tomamos alcohol aumenta la preferencia por las comidas saladas y disminuye el apetito por las opciones dulces

Salir a tomar una copa con amigos, con la familia o con nuestra pareja, es una actividad recreativa que nos relaja y nos distrae por un momento. Cuando llega este momento hay quienes eligen deleitarse únicamente con los sabores de alguna bebida, mientras que otros optan por agregarle alimentos al abanico de opciones que hay sobre la mesa. Es ahí donde aparece la famosa dupla de “picada y cerveza” o la comida procesada, también llamada, comida chatarra.

¿Por qué existe esta combinación? La ciencia parece haber encontrado una explicación para esta predilección que aparece casi indefectiblemente cada vez que tomamos una bebida que contiene alcohol: se llama el efecto “aperitivo”.

Un estudio científico realizado por expertos de la Universidad de Sydney, en Australia, postuló que las bebidas alcohólicas promueven el deseo por los alimentos salados, especialmente los snacks como las papas fritas. “Las investigaciones han demostrado que los niveles de FGF-21, una hormona que aumenta el apetito por las proteínas y suprime el apetito por lo dulce, aumentan después de consumir alcohol”, indicó la doctora Amanda Grech, una de las autoras de este trabajo.

La cerveza y las papas fritas son las opciones más habituales. Los especialistas advierten que hay que consumirlas moderadamenteLa cerveza y las papas fritas son las opciones más habituales. Los especialistas advierten que hay que consumirlas moderadamente

En segundo término, Grech agregó: “Nosotros queríamos averiguar si las personas seleccionan más alimentos sabrosos y ricos en proteínas cuando beben alcohol; y lo que se sabe es que la hormona FGD-21 tiene una repercusión que genera saciedad en el organismo”. Por otro lado, la especialista a cargo del estudio dejó algunas recomendaciones para no caer en excesos de grasa o de alimentos ultraprocesados a la hora de beber: “Cuando consumamos alcohol y tengamos un apetito elevado, asegurémonos de seleccionar fuentes de proteínas magras más saludables, como carnes rojas magras, pollo, pescado, mariscos o legumbres, y evitemos en la medida de lo posible la necesidad de comer refrigerios sabrosos y bajos en proteínas”.

Diego Querzé (MN 7949), jefe de Nutrición en Enfermedades Neurológicas del Instituto Fleni, conversó con Infobae y explicó qué sucede en el organismo cuando tomamos una copa. “El consumo de alcohol lo que hace justamente es activar muchos mecanismos que nos incentivan a comer comidas más saladas. Estos alimentos generalmente son los que tienen más cantidades de sal y de grasa, por eso estamos todo el tiempo tratando de incorporarlos cuando bebemos”. Según Querzé, “lo peligroso de esto no es el consumo en sí mismo sino más bien la cantidad de calorías que uno consume”.

Justamente en lo relacionado a las calorías, la nutricionista María Cecilia Ponce (MN 3362) precisó en diálogo con Infobae que lo más importante “es saber que si tomamos este tipo de bebidas vamos estar más desinhibidos. Por lo tanto, el consumo calórico o la ingesta de alimentos ricos en grasas, en sal, en sodio o en azúcares -casi todos en forma de snacks- va a estar asociado a esta desinhibición producida por el alcohol”.

La desinhibición que nos produce el alcohol promueve la ingesta de alimentos ricos en grasas (Getty)La desinhibición que nos produce el alcohol promueve la ingesta de alimentos ricos en grasas

La desinhibición, entonces, no tiene que ver sólo con una actitud o con una postura sino también con nuestro organismo. De este modo, según Ponce, “el alcohol va a producir en el cuerpo un efecto de deshidratación, con lo cual la ingesta de comidas que tienen nutrientes no esenciales va a ir aumentado”. Por supuesto que si salimos a tomar algo esporádicamente estos problemas no deberían aparecer; sin embargo, “si una persona tiene el hígado graso o resistencia a la insulina -en la que también está afectada la detoxificación hepática- el consumo de bebidas alcohólicas está totalmente desaconsejado”.

Cuando estamos en un bar, la preferencia por las papas fritas o por las picadas es moneda corriente y se trata casi de una pulsión. En este sentido, Querzé profundizó: “Uno por ahí deja de hacer sus comidas habituales porque recurre a estas ingestas más cortas o más pequeñas que tienen una elevada cantidad de calorías. Entonces, justamente eso es lo que de cierta manera nos predispone a incrementar los factores de riesgo”. ¿Por qué? “Porque empezamos a incorporar alimentos de poca calidad nutricional y a dejar de lado los que son más saludables”.

A su vez, el especialista advirtió que el consumo de alcohol “tiene que ser moderado porque de lo contrario nos predisponemos no sólo a una mala calidad nutricional sino también al incremento de otros problemas relacionados”. Para evitar estas consecuencias debemos llevar adelante “una alimentación saludable mediante la la incorporación de vegetales, frutas, carnes magras, legumbres y cereales integrales que mantienen a nuestro cerebro sano y con los nutrientes necesarios para cumplir todas sus funciones”.

 

Fuente

Comparte esto:

BIBLIOTECA: Diagnóstico de situación de conductas adictivas relacionadas con el juego y las TICS en los escolares vascos.

Entrada anterior

El peligro oculto de la copa de alcohol diaria: aumenta los infartos hasta para los más jóvenes

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad