ActualidadPortada

El consumo de alcohol en el embarazo, relacionado con la muerte fetal tardía y anomalías neurológicas irreversibles

0
PROCREATEC - Archivo EP

NOTICIAS: 08.09.2021

 El Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) es una enfermedad que afecta de por vida a las personas que han sufrido exposición al alcohol cuando aún estaban en el útero materno. El alcohol es un tóxico que atraviesa fácilmente la barrera placentaria, afectando al desarrollo del feto de diferentes maneras.

 

MADRID.  El alcohol afecta al desarrollo del Sistema Nervioso durante el embarazo y puede dañar también a otros órganos que están en desarrollo, por este motivo los profesionales recomiendan que el consumo durante el embarazo y la lactancia sea cero.

Según el estudio Relación entre la exposición prenatal al consumo de alcohol y tabaco de la madre con el riesgo de muerte fetal (Odendaal, et al. 2021) publicado recientemente, “beber alcohol y fumar tabaco durante el primer trimestre del embarazo se asocia con casi tres veces más el riesgo de muerte fetal tardía (a las 28 semanas o más), en comparación con las mujeres que no beben ni fuman durante el embarazo o que dejan de fumar antes del final del primer trimestre”.

El consumo de alcohol en el embarazo es la primera causa de discapacidad intelectual en Occidente. El grado de afectación depende de muchos factores, pero en general se puede asegurar que el alcohol impide el desarrollo normal del cerebro, lo que provoca en la mayoría de los casos dificultades de aprendizaje, así como problemas de conducta y de integración social.

Los niños con TEAF tienen dificultades cognitivas básicas (de atención, de procesamiento de la información, toma de decisiones, etc.), junto con dificultades para interaccionar socialmente, lo que les hace experimentar con facilidad rechazo social o ser víctimas de acoso y fácilmente vulnerables. Las personas con TEAF tardan mucho en aprenden de sus errores, lo que hace que incurran fácilmente en delitos y que terminen enfrentándose a una justicia que les trata como adultos, pero que olvida que su edad mental no se corresponde con la real. El TEAF tiene una incidencia 10 veces mayor al síndrome de Down y ligeramente superior al Trastorno del Espectro Autista. A pesar de ello, actualmente, se estima que en España seis de cada diez embarazadas consumen algo de alcohol durante el embarazo.

Situación actual

El pasado mes de junio, la Comisión Mixta Congreso-Senado aprobó una proposición no de ley con el objetivo de ayudar a paliar los trastornos del espectro alcohólico fetal. El texto aprobado contempla la elaboración de un estudio que ayude a determinar el número de pacientes que deben ser reconocidos con TEAF. Esto permitirá mejorar la calidad de vida de las personas con dicho trastorno al ayudar a mejorar sus condiciones de vida y fomentar su inclusión en la sociedad.

La proposición tiene en cuenta la elaboración de un protocolo para la detección precoz, la potenciación de grupos de investigación que ayuden a mejorar el tratamiento en este campo específico de la sanidad y la infancia.

+ info

Comparte esto:

OPINION: Por qué el periodismo actúa como actúa. Informaciones de salud y en adicciones

Entrada anterior

OPINION: José Manuel García Albarrán: «La ‘patología’ del móvil y las relaciones interpersonales»

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad