ActualidadPortada

España es de los países europeos con más jóvenes fumadores de cachimba

0

NOTICIAS: 13.07.2021

Una quinta parte de los españoles de 18 a 25 años son consumidores de tabaco de pipa de agua (shisha o cachimba)

 

CATALUÑA. Una quinta parte de los españoles de 18 a 25 años son consumidores de tabaco de pipa de agua (shisha o cachimba, lo que convierte a España, junto a Bulgaria y Grecia, en uno de los países con mayor consumo entre jóvenes, según un estudio de la ‘spin-off’ de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Open Evidence.

Tal como ha informado esta empresa de la UOC, un 20 % de los jóvenes lo consumen diariamente y un 35 % una vez por semana.

El estudio ha analizado los comportamientos y percepciones de los consumidores de productos de tabaco en Europa mediante una encuesta en línea a 12.000 personas de España, Bulgaria, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Letonia, Polonia y Eslovaquia y Reino Unido.

Los jóvenes, sobre todo los hombres, el 62 % de los encuestados, se sienten atraídos particularmente por el tabaco de pipa de agua por la oferta de sabores que tiene, aunque los estudios señalan que los usuarios de este producto están expuestos a muchos de los compuestos tóxicos a los que también lo están los usuarios de cigarrillos convencionales.

Más de la mitad de los encuestados, un 53 %, que consume este producto lo ha hecho al menos una vez o dos.

Los fumadores de cigarrillos electrónicos son principalmente consumidores duales, es decir, también fuman otros productos de tabaco, especialmente cigarrillos convencionales.

Más de 7 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 25 años y 8 de cada 10 personas de 26 años o más que consumen cigarrillos electrónicos fuman también otro tipo de tabaco.

“Los datos sugieren que el uso del cigarrillo electrónico no tiene un impacto en la reducción del consumo del tabaco convencional”, ha apuntado el investigador Francisco Lupiáñez.

Los cigarrillos delgados son algo más utilizados por las mujeres, que suponen el 58 % de los consumidores de entre 18 y 25 años, mientras que los cigarrillos pequeños son consumidos principalmente por hombres, un 70 % de los consumidores de este producto de entre 18 y 25.

Los participantes en la encuesta vinculan los cigarrillos delgados a la feminidad y a los entornos de negocio y, en cambio, asocian a la masculinidad los cigarrillos pequeños.

Por diversión, porque se sienten estresados y piensan que fumar les puede ayudar a relajarse, como una vía de sociabilización y para estar a la moda son los principales motivos que dan los encuestados para comenzar a consumir productos de tabaco.

Según los investigadores, uno de los motivos por los cuales los usuarios se decantan por ciertos productos como las pipas de agua es porque perciben que hay un riesgo menor para la salud, aunque no haya evidencias al respecto.

Los productos de tabaco por calentamiento y los cigarrillos electrónicos son percibidos como una experiencia de consumo más fría, modernos y tecnológicos, y sin la sensación de satisfacción que aportan los cigarrillos convencionales.

Los encuestadores recalcan que los productos emergentes representan un reto para aplicar prohibiciones y restricciones a la publicidad, promoción o patrocinio, ya que, según el estudio, estos dispositivos se comercializan en diferentes Estados miembros y proyectan una imagen de producto más saludable que otros y de normalización del uso de los productos de tabaco.

“Los retos surgen, particularmente, del uso creciente de internet y las redes sociales para publicidad indirecta o encubierta, porque la industria está aumentando el uso de estos canales para aprovechar lagunas legales y eludir prohibiciones”, ha remarcado Lupiáñez.

+ info

Comparte esto:

«No podemos estigmatizar, etiquetar y ‘aparcar’ a los pacientes que sufren adicciones»

Entrada anterior

OPINION: Postpandemia, drogas y fiesta

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad