ActualidadPortada

Información para padres: ¿cuál es el riesgo de los vapeadores?

NOTICIAS: 05.08.2022

Aunque llegaron al mercado como una alternativa para dejar de fumar, los vapeadores se han convertido en un riesgo para la salud. En especial, para adolescentes y adultos jóvenes.

 

REDACCION. Los cigarrillos electrónicos entraron al mercado al comienzo del siglo XXI como sustitutos de los cigarrillos convencionales. Y aunque en teoría representaban una alternativa para los fumadores, la realidad distó de ser así. En los últimos años, se ha corroborado un incremento en el uso de dispositivos electrónicos de liberación de nicotina (DELN) por parte de adolescentes que no tenían antecedentes de hábito tabáquico en su historial. Es así que se impone hablar del riesgo de los vapeadores en los jóvenes.

La mercadotecnia ha sido una de las impulsoras de los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) como un recurso menos perjudicial para la salud que el cigarrillo convencional. Sin embargo, hay investigaciones que desmienten este mito. Además, existen otras opciones sustitutivas al humo del tabaco que han demostrado su utilidad para la cesación del hábito.

¿Qué son los vapeadores?

En la actualidad, los SEAN o e-cigarettes están disponibles en diversos modelos. Estos dispositivos poseen un sistema de resistencias activado por una batería.

La función de dicha resistencia es calentar un líquido, el cual se encuentra contenido en un tanque o cartucho, permitiendo así la formación de un aerosol. La composición del líquido depende tanto del fabricante como del tipo de vapeador, pero puede contener algunas de las siguientes sustancias:

  • Aceites.
  • Nicotina.
  • Glicerina.
  • Glicerol.
  • Etilenglicol.
  • Alcohol etílico.
  • Aromatizantes.
  • Propilenglicol.
  • Saborizantes.
  • Solventes.
  • Tetrahidrocannabinol (THC).

En realidad, el término vapor es incorrecto, ya que no es la forma en la que se encuentra el producto final al que se expone el consumidor. No obstante, la palabra vapeadores es de uso común para denominar tanto al dispositivo como a los individuos que lo usan.

Esto refleja solo un intento por resaltar que con los cigarrillos electrónicos no hay producción de humo. Sin embargo, el consumidor sí está inhalando sustancias perjudiciales para la salud a través de la boquilla del dispositivo.

Uso de cigarrillos electrónicos por parte de adolescentes.
La práctica de vapear está lejos de ser inocua. El uso entre adolescentes se asocia a la publicidad que estos dispositivos recibieron.


Riesgo de daño pulmonar por el uso de vapeadores

Desde su salida al mercado internacional, han existido controversias con respecto a los DELN. Quienes los defienden parten de la idea de que constituyen una alternativa al cigarrillo convencional, viendo su utilidad en la cesación tabáquica, como una terapia de control de daños.

En cambio, los detractores de su consumo advierten que los vapeadores son usados con frecuencia por personas que no eran fumadoras en primer lugar, representando un riesgo para su salud.

En 2009, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) apoyaron a este último grupo al emitir una alerta sobre el uso de los SEAN. La publicación contenía información sobre múltiples casos de enfermedad respiratoria aguda severa en pacientes jóvenes, cuya principal asociación era el uso de los vapeadores. Por tal razón, se propuso la definición de los casos como EVALI (e-cigarette or vaping associated lung injury).

Enfermedad pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos

De los 2807 casos reportados en Estados Unidos (hasta febrero de 2020), la edad media rondaba los 19 años de edad, aunque incluía personas entre 16 y 53 años. Los pacientes que acudieron a buscar ayuda médica tenían al menos 6 días de sintomatología respiratoria, en la que predominaba la disnea (sensación de ahogo o dificultad para respirar).

Asimismo, manifestaban algunos de los siguientes síntomas:

  • Fiebre.
  • Tos seca.
  • Dolor torácico.
  • Taquicardia.
  • Escalofríos.
  • Hemoptisis (sangre al expectorar).
  • Síntomas gastrointestinales, como náuseas y vómitos.

Casi en su totalidad, los pacientes requirieron al menos un día de ingreso hospitalario, aunque hubo casos que necesitaron permanecer hasta 25 jornadas en el hospital. Asimismo, el 52 % de los pacientes hospitalizados debieron ser ingresados a la unidad de cuidados intensivos (UCI), ameritando soporte ventilatorio, tanto no invasivo como invasivo.

Los fallecimientos representaron cerca del 2 % de los casos.

Las sociedades científicas han exhortado a que se instauren regulaciones sobre los vapeadores, con el fin de disminuir el acceso a los mismos. Por otro lado, aunque todos los pacientes estudiados mostraron diversas alteraciones en las imágenes diagnósticas, no se ha podido establecer cuáles sustancias están implicadas en dichas modificaciones, por lo que son necesarias más investigaciones al respecto.

Riesgo cardiovascular por los vapeadores

Se ha podido establecer una asociación entre el uso de los cigarrillos electrónicos y el estrés oxidativo. Lo anterior conlleva a un mayor riesgo de desarrollo de aterosclerosis en pacientes que usan vapeadores, debido al aumento de los niveles de colesterol LDL o malo.

Del mismo modo, tanto los cigarrillos convencionales como los e-cigarettes están involucrados en la agregación plaquetaria. Por ello, el uso de DELN se considera un factor de riesgo para las patologías cardio y cerebrovasculares.

Se estima que el riesgo de infarto agudo de miocardio podría ser incluso 7 veces mayor en aquellos que, además del cigarrillo electrónico, también se exponen al humo del tabaco. A estos consumidores se les denomina fumadores duales. Sin embargo, no hay una evidencia clara al respecto.

Efectos de los “e-cigarettes” en la salud bucal

Aunque existe poca información sobre los efectos de los vapeadores en la cavidad bucal, estos no deben ser subestimados. La mucosa oral es el primer punto de contacto entre las sustancias presentes en el aerosol y el organismo.

La patología periodontal es el principal riesgo al que se exponen los consumidores de DELN, la cual es secundaria al proceso inflamatorio desencadenado por los compuestos del vapor. Las infecciones oportunistas, en especial por Candida albicans, cobran gran importancia en este grupo de pacientes.

Otros efectos inducidos por los vapeadores

No se han podido establecer los efectos a largo plazo de los SEAN en los distintos tejidos del organismo. Sin embargo, esto no ha detenido a científicos para tratar de descubrirlos.

En un estudio realizado con ratas en Italia, se determinó que la exposición al aerosol libre de nicotina de un vapeador de bajo voltaje producía disminución en el volumen de los testículos de estos animales.

Adolescente corre riesgo por usar vapeador.
El vapeo no está regulado por completo en muchos países. Esto lo vuelve disponible para los jóvenes.

Riesgo de quemaduras y traumatismos por el uso de los vapeadores

Aunque no son tan frecuentes, los vapeadores no son ajenos a los accidentes. Estos pueden ir desde quemaduras leves hasta traumatismos tan severos, que involucren la pérdida de piezas dentarias y fracturas del macizo facial.

Puesto que se trata de dispositivos electrónicos, los e-cigarettes son vulnerables a defectos de fábrica y mal funcionamiento. Entre los errores que se han asociado a accidentes con los SEAN se incluyen los siguientes:

  • Baja calidad en los materiales utilizados.
  • Modificaciones de las partes por los usuarios.
  • Pobre control de calidad en la fabricación.
  • Incorporación de grandes baterías para aumentar la vida útil.

Desarrollo de adicciones

Por último, se entiende que el uso de vapeadores por parte de adolescentes y adultos jóvenes puede servir de puerta de acceso al consumo de otras sustancias adictivas, como la nicotina misma. De forma paradójica, el principal riesgo al que se exponen es el cigarrillo convencional, un hábito que, en teoría, se está combatiendo.

¿Los vapeadores conllevan riesgo de cáncer en los adolescentes?

En la actualidad, no existe una evidencia certera que relacione a los cigarrillos electrónicos con un aumento del riesgo de desarrollo de cáncer. Se considera que esto es debido a que los vapeadores llevan poco tiempo en el mercado y los procesos involucrados en la carcinogénesis son lentos y complejos.

Sin embargo, se ha podido observar que los roedores expuestos de forma repetida a los aerosoles de estos dispositivos presentan daños en el material genético y en los mecanismos involucrados en la reparación del ADN. Por ende, la recomendación es de cuidado, ya que sí sabemos que el dispositivo provee sustancias oncogénicas.

 

Fuente

Comparte esto:

Los nutricionistas alertan de los efectos nocivos del consumo continuado de bebidas energéticas

Entrada anterior

UNAD se une a la sociedad civil para pedir una financiación sostenible de las políticas europeas de drogas

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad