ActualidadPortada

La DGT recuerda qué tasas de alcoholemia dan positivo y las sanciones que conllevan

0
Foto: GONZÁLEZ MOLERO

NOTICIAS: 08.05.2021

Si el resultado del test de alcoholemia es positivo el vehículo queda inmovilizado

 

Madrid. Ponerse al volante bajo los efectos del alcohol disminuye la capacidad de conducir con seguridad. Según recoge la Dirección General de Tráfico (DGT) en su revista, en 2019 (último año del que hay estadísticas consolidadas), uno de cada cuatro accidentes mortales en carretera fue por el alcohol, segunda causa de siniestro solo por detrás de las distracciones. Ese año uno de cada tres conductores fallecidos en siniestros viales había consumido alcohol o drogas.

Para evitar estos accidentes la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realiza controles de alcoholemia. Cualquier conductor puede ser requerido para realizar esta prueba tanto en vías urbanas como en vías interurbanas. Para una medición precisa se utilizan dos alcoholímetros con distintas sensibilidades: uno de aproximación o indiciario, que detecta la presencia de alcohol; y otro evidencial, que precisa la cantidad exacta de alcohol en aire espirado.

Actualmente la prueba se realiza fuera del habitáculo y se toman otras precauciones adicionales para reducir el riesgo de contagio de covid-19. El proceso se inicia cuando los agentes detienen al vehículo en una zona segura para realizar la prueba al conductor. Si este se niega, incurre en delito por desobediencia, su vehículo queda inmovilizado y es sancionado. Si acepta, el agente da el alcoholímetro y una boquilla precintada al conductor y se mantiene la distancia de seguridad para evitar contagios. El conductor debe inspirar a fondo y espirar todo el aire al alcoholímetro.

Si el resultado de la prueba es negativo, el conductor vuelve a la circulación. No obstante, si los agentes detectan indicios de influencia de otras sustancias pueden realizarle a continuación un test de drogas. Si el resultado es positivo, los agentes realizan una segunda prueba de confirmación. El conductor puede solicitar una confirmación en sangre. Si se confirma el positivo, el vehículo queda inmovilizado.

La DGT recuerda que la ley de Seguridad Vial permite las siguientes tasas máximas de alcohol: 0,25 mg/l en aire y 0,5 g/l en sangre. Cuando un conductor supera estos límites en un control, hay infracción administrativa y se aplican estas sanciones:

– Si la tasa está entre 0,25 y 0,5 mg/l se impone una multa de 500 euros y la pérdida de cuatro puntos.

– Si la tasa es mayor de 0,5 mg/l, la multa es de 1000 euros y se retiran 6 puntos del carné. Si la alcoholemia supera los 0,6 mg/l es delito.

– A los reincidentes se les impone una multa de 1000 euros y la pérdida de 4 o 6 puntos del carné según la tasa.

Fuente: El Ideal

Comparte esto:

Un modelo de regulación, post-prohibición, para opioides

Entrada anterior

VII JORNADAS GÉNERO Y ADICCIONES 

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad