ActualidadPortada

La exposición al tabaco de segunda mano en el útero se relaciona con disminución de la función pulmonar en los niños

0
MARTINA MISER

NOTICIAS: 20.05.2021

Esta merma es evidente incluso con contactos mínimos, por lo que se recomienda reducirlos al máximo desde el propio embarazo

 

EE.UU. La exposición al humo de tabaco ambiental en el útero y durante la primera infancia, especialmente el humo de segunda mano, está asociada a una disminución de la función pulmonar en la infancia. Lo indica una investigación presentada en la Conferencia Internacional ATS 2021, organizada por la Asociación Torácica Americana, de la que informa Europa Press.

La doctora Hanna Knihtilä, investigadora de la División Channing de Medicina en Red del Hospital Brigham y de Mujeres y de la Facultad de Medicina de Harvard, y sus colegas trataron de aclarar los efectos de la exposición al humo del tabaco durante el embarazo y la infancia en la función pulmonar de los niños a los seis años. Los autores descubrieron que la exposición acumulada al humo del tabaco, reflejada en el aumento de los niveles de cotinina en sangre durante el embarazo y la infancia, se asocia con una disminución de la función pulmonar a los seis años de edad. Esta disminución es evidente incluso con exposiciones mínimas al tabaco.

«La mayor parte de la exposición, especialmente durante el embarazo, fue de segunda mano –explica la doctora Knihtilä–. Esto sugiere que incluso pequeñas cantidades de exposición de segunda mano pueden tener efectos perjudiciales en la función pulmonar de los niños».

Los investigadores incluyeron a 476 parejas de madres e hijos en el estudio, que se realizó con participantes en el Ensayo de Reducción del Asma Antenatal con Vitamina D (VDAART). Reclutaron a mujeres no fumadoras a las 10-18 semanas de gestación. Los científicos entregaron a las participantes en el estudio cuestionarios sobre el tabaquismo activo y el tabaquismo en el hogar durante el embarazo y al año, tres y seis años después del parto. Midieron los niveles de cotinina en sangre a las 10-18 y 32-38 semanas de gestación, y a los 1, 3 y 6 años de edad, y calcularon la exposición acumulada al humo del tabaco basándose en los niveles de cotinina. También midieron la función pulmonar de los niños a los seis años mediante espirometría y oscilometría de impulsos, una tecnología relativamente nueva que utiliza ondas sonoras para medir la función pulmonar.

Sesenta y cinco madres (14 %) declararon ser fumadoras activas y 103 (22 % ) declararon ser fumadoras de otros hogares en al menos una ocasión durante el estudio. El tabaquismo activo de las madres y el tabaquismo doméstico se asociaron a un aumento de los niveles de cotinina en las madres durante el embarazo y en sus hijos.

Los autores afirman que, «tanto la exposición acumulada al humo de tabaco durante la gestación como en la infancia, reflejada por el aumento de los niveles de cotinina en sangre durante el embarazo y los primeros años de vida, se asociaron con una disminución de la función pulmonar a los seis años, pero los efectos más fuertes se observaron con la exposición acumulada al humo desde el embarazo hasta la infancia conjuntamente».

«El estudio es único porque, con una muestra relativamente grande, tenemos datos de seguimiento exhaustivos con cuestionarios detallados sobre el consumo de tabaco en el hogar, y un marcador sanguíneo objetivo de la exposición al humo del tabaco (cotinina), en cinco puntos temporales diferentes desde el embarazo hasta los seis años de edad», apunta Knihtilä.

«Con estos datos de seguimiento en múltiples puntos temporales, pudimos demostrar que el efecto de la exposición al humo del tabaco en la función pulmonar parece depender de la dosis y la duración de la exposición desde el embarazo hasta la infancia», apostilla.

La cotinina es el metabolito predominante de la nicotina y se utiliza como biomarcador de la exposición al humo del tabaco. «Esperamos que nuestro estudio sirva de datos objetivos para que los profesionales sanitarios y las familias aboguen por minimizar la exposición al humo del tabaco desde el embarazo hasta la infancia para mejorar la salud pulmonar de los niños», concluye la doctora Knihtilä.

ACCESO AL ABSTRACT

Fuente: La Voz de Galicia

Comparte esto:

Un mundo de sabores con los e-cigarrillos

Entrada anterior

ALCOHOL AND CANCER – Two Linked Events as part of European Week Against Cancer 2021

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad