ActualidadPortada

La unidad de la Guardia Civil contra el crimen organizado en Galicia: 48.900 kilos de droga decomisados, 923 detenidos y 88 operaciones

NOTICIAS: 22.04.2022

La división del ECO en las Rías Baixas, donde trabaja desde hace 16 años, recibe hoy el reconocimiento de la Fundación Galega contra o Narcotráfico

 

GALICIA: 16 años de trabajo en las Rías Baixas traducidos en 88 operaciones policiales, 923 detenidos, 36.083 kilos de cocaína retirados, otros 154 de heroína, 12.648 kilos de hachís y 38 de marihuana, 3,2 de speed y 6,4 millones de euros en efectivo decomisados a diferentes organizaciones criminales que operaban en Galicia, o que tenían relación con la comunidad. Y es que Galicia fue y es la razón de ser del Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) creado por la Guardia Civil hace 16 años para, desde Pontevedra, hacer frente a esta delincuencia profesionalizada.

Una labor discreta con un alto porcentaje de condenados por sentencia firme entre sus detenidos. Tras más de tres lustros de trabajo, hoy viernes se reconoce a esta unidad con la Nécora de Oro de la Fundación Galega contra o Narcotráfico en la gala que se celebrará en el Auditorio de Vilagarcía a las 20.30 horas.

La Guardia Civil creó el ECO Galicia en el 2006 —actualmente hay otras unidades ECO en Málaga, Alicante, Baleares y Canarias— con 15 agentes a las órdenes del teniente César. Empezó el verano y estrenaron las dependencias de la entonces nueva Comandancia de Pontevedra. «Era una maravilla de edificio, pero el trabajo estaba todo por hacer. La Unidad Central Operativa (UCO) nos dio todo el apoyo y medios, pero sobre el terreno había mucho que sachar… Buscar fuentes, iniciar investigaciones, empaparse del terreno… incluso recibimos formación de actividad operativa», cuenta.

El mismo agente, aún en activo, recuerda lo paradójico que resultó aquel verano: «Vinimos para investigar crimen organizado y el primer trabajo fue relacionado con incendios forestales. Galicia ardió aquel verano del 2006, sobre todo la provincia de Pontevedra. Murieron una madre y una hija, y por necesidad reforzamos ese trabajo concreto. Recuerdo que nos entregaron los coches de paisano aún sin las emisoras de radio para comunicarnos entre nosotros… Así fue el inicio de la unidad».

En el 2009 ingresó en el ECO Galicia un agente que la lideraría hasta el 2020. Empezó, en comisión de servicio, de alférez antes de ascender a teniente y coger las riendas de la unidad durante 11 años. Hoy es capitán y se llama Ángel; fue el máximo responsable de 55 de las 88 operaciones del ECO Galicia. Y aunque le cueste reconocerlo en público, es el responsable que hizo posible la interceptación en el 2019, en la ría de Aldán, del primer narcosubmarino capturado en Europa.

El capitán Ángel, haciendo balance, subraya la que le parece la conclusión principal sobre la actividad del ECO Galicia: «La mayoría de los detenidos que hacemos acaban en sentencia condenatoria; son datos que responden a la realidad y eso evidencia un método de trabajo».

El sargento Basante, entonces en el ECO Galicia, fue el primer agente en acceder al narcosubmarino tras su reflotación en el puerto de Aldán.

El sargento Basante, entonces en el ECO Galicia, fue el primer agente en acceder al narcosubmarino tras su reflotación en el puerto de Aldán.

 

Sobre la evolución del submundo narco que se encontró y el que dejó en el 2020, concluye: «Su principal progreso se constata en la tecnología, ya sea de telecomunicación o detectores para interceptarnos. La otra cuestión relevante es que mucha gente se ha quedado estancada en los nombres propios de siempre del narcotráfico, cuando hay nuevas generaciones muy, muy fuertes». Su última aportación en el ECO Galicia fue la operación Cetil, que implicó el desmantelamiento de un organización holandesa, asociada con la multinacional del narcotráfico colombiano el Clan de Golfo, que hacía del puerto de Marín uno de sus muchos centros de trabajo en Europa.

La actual etapa del ECO Galicia comenzó hace un año y medio con el desembarco de nuevos mandos. Empezaron con el pie derecho, no solo al ponerle al broche a la operación Cetil, también por orquestar la operación Dinastía, que implicó la detención en un chalé de Ribadeo de uno de los considerados narcotraficantes más importantes en Galicia, Gerardo Rial. Este arousano de Vilagarcía fue detenido dentro de la vivienda junto a media tonelada de coca. Su arresto no se valora por lo cuantitativo del decomiso, y sí por lo cualitativo del principal procesado —aún en prisión provisional— dentro del submundo narco.

«Mucha gente se ha quedado estancada en los nombres propios de siempre del narcotráfico, cuando hay nuevas generaciones muy, muy fuertes»

El teniente Alfonso, actual responsable del ECO Galicia, supone el presente y el futuro de la unidad. Es gallego, prudente, correcto y persona de lealtades. De ahí que su discurso, inicialmente, se dirija a la entidad que hoy reconocerá los 16 años de trabajo del ECO Galicia con la entrega de la Nécora de Oro: «Nuestro agradecimiento eterno a la Fundación Galega contra o Narcotráfico por reconocer la trayectoria del ECO Galicia en sus 16 años de existencia. Algo así solo sirve para reforzar nuestro compromiso con la ciudadanía y con Galicia para seguir trabajando. No solo el ECO Galicia, toda la Guardia Civil reconoce la labor de prevención de la Fundación Galega contra o Narcotráfico contra el consumo de drogas, pero también, y esto es muy importante en un lugar como Galicia, hacer ver a los jóvenes que introducirse en el mundo del narcotráfico siempre es y será la peor opción, o el camino más corto para arruinar sus vidas».

En lo referido a la situación actual del narcotráfico en Galicia, el teniente Alfonso es directo y también crítico: «Hacen falta juzgados especializados, son fundamentales, igual que un refuerzo para la Fiscalía Antidroga en Pontevedra. También, en el ámbito de la Guardia Civil, más recursos humanos y técnicos. Hablamos de un plan de contención para reforzar la estructura actual. Digamos, siendo generosos, que se decomisa algo menos del 50 % de los alijos que entran. No hablamos de un plan de choque como el aplicado en el Campo de Gibraltar en el 2018 por el aumento de la violencia entre narcos y de narcos con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, pero sí hace falta redoblar la apuesta para frenar a las organizaciones actuales».

Él sitúa a estas estructuras criminales en un esquema muy diferente a las pioneras. «Son organizaciones que no controlan todo el proceso. No tienen esa capacidad y se asocian entre ellas. La realidad nos dice que pese a la elevada actividad, no hay líderes jerárquicos, quizá por eso, sus nombres no son públicos como si fueron los primeros, que incluso eran indiscretos al alardear de sus influencias políticas o capacidad económica».

Fuente

Comparte esto:

«Las adicciones al juego online y a las redes sociales son las nuevas ‘fariñas»

Entrada anterior

SEMINARIO: INTERVENCIÓN EN LAS ADICCIONES: UNA CUESTIÓN DE GÉNERO  

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad