ActualidadPortada

Las bisnietas de fumadores ‘tempranos’ tienen más grasa corporal

NOTICIAS: 26.01.2022

Un nuevo estudio sugiere que hay efectos transgeneracionales de una exposición ambiental que se mantienen a lo largo de cuatro generaciones

 

María García

REINO UNIDO. Fumar no solo es perjudicial para la salud de la persona que tiene el hábito, sino que, tres generaciones después, aún se pueden ver sus efectos a tenor de un estudio dirigido por la Universidad de Bristol y publicado en Scientific Reports. El trabajo ha hallado un aumento de la grasa corporal en mujeres cuyos abuelos o bisabuelos comenzaron a fumar antes de la pubertad.

“Nos propusimos probar si la exposición al inicio del tabaquismo regular antes de la pubertad en los antepasados ​​​​tenía alguna consecuencia detectable en la masa grasa de los nietos y/o bisnietos”, explican los autores de este trabajo.

En total, los científicos de la Universidad de Bristol estudiaron los posibles efectos del tabaquismo prepuberal ancestral en los participantes de Children of the 90s, un estudio de más de 14.500 personas. Para que quedara claro que los resultados no se debían a asociaciones con el tabaquismo en general, los análisis se limitaron a los abuelos y bisabuelos que habían comenzado a fumar antes de los 17 años.

Antepasados que fumaban con menos de 17 años

En concreto, compararon a los antepasados ​​que habían empezado a fumar regularmente antes de la pubertad (es decir, antes e los 13 años) con los que empezaron a fumar más tarde (13-16 años).

«Encontramos que, a pesar de los números pequeños y los intervalos de confianza amplios, hubo evidencia de aumento de la masa grasa en las nietas del abuelo paterno y bisnietas del padre del abuelo materno en las dos edades analizadas (17 y 24 años)», afirman.

De esta forma, descubrieron una mayor cantidad de grasa corporal en las mujeres cuyos abuelos o bisabuelos paternos habían comenzado a fumar antes de los 13 años en comparación con aquellas cuyos antepasados ​​​​comenzaron a fumar más tarde en la infancia (entre los 13 y los 16 años). Sin embargo, no observaron estos mismos efectos en los descendientes masculinos.

Un motivo del sobrepeso infantil

«Esta investigación nos brinda dos resultados importantes. Primero, que antes de la pubertad, la exposición de un niño a sustancias particulares podría tener un efecto en las generaciones que lo siguen. Segundo, uno de las razones por las que los niños tienen sobrepeso pueden no tener tanto que ver con su dieta y ejercicio actuales, sino con el estilo de vida de sus antepasados ​​o la persistencia de factores asociados a lo largo de los años”, explica la profesora Jean Golding, autora principal del informe, en un comunicado.

Los investigadores concluyen que “si estas asociaciones se confirman en otro conjunto de datos o mediante el uso de biomarcadores, esta será una de las primeras demostraciones humanas de los efectos transgeneracionales de una exposición ambiental a lo largo de cuatro generaciones”.

Fuente

Comparte esto:

El Plan de Acción sobre Adicciones 2021-24 se centrará en la prevención y reducción de los daños asociados a sustancias

Entrada anterior

JORNADAS, CONGRESOS: WEBINAR: JUEGO PATOLÓGICO: UN PROBLEMA PSICOSOCIAL

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad