ActualidadPortada

«Los padres no deben permitir a sus hijos tomar bebidas energéticas por estas 3 peligrosas razones»

0

NOTICIAS: 20.08.2021

El presidente de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente hace un llamamiento para evitar los riesgos de esta ingesta que ya hacen el 15% de los niños de 4 a 10 años

 

Laura Peraita

Laura Peraita

 

 

MADRID. Ante el verano y el calor, que favorecen que los adolescentes salgan en pandilla y estén más tiempo al aire libre, los profesionales de la salud quieren insistir en los riesgos que supone la moda de tomar bebidas energéticas a estas edades con el equívoco fin de parecer más mayores y estar a la moda.

Félix Notario, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente (SEMA), señala que esta moda se ha extendido tanto que actualmente un 15% de los niños españoles entre 4 y 10 años toman este tipo de bebidas de manera ocasional. «Supone un gran riesgo que los padres compren y permitan que sus hijos a estas edades hagan este tipo de consumo por hacer ‘la gracia’. Hay mucha desinformación y no son conscientes de que este producto contiene carbohidratos, sustancias estimulantes como cafeína, vitaminas, aminoácidos, taurina, l-carnitina e, incluso, hierbas energizantes tipo guaraná o ginseng, entre otras, para una estimulación mental y física. Les afecta en gran medida porque el poco peso de los niños y su cerebro en desarrollo les hace más vulnerables. Los padres no deben permitir que sus hijos las consuman».

«Tomar medio litro equivale a 3 cafés y 12 cucharadas de azúcar»

Asegura este experto que tomar medio litro equivale a 3 cafés y 12 cucharadas de azúcar. «La cafeína es una droga y produce dependencia y la gran cantidad de azúcar puede derivar también en obesidad y diabetes tipo 2. Cuando se hace un consumo abusivo —matiza— los efectos se perciben en tres esferas. En primer lugar en la neurológica, puesto que produce una baja autoestima y depresión después de tomar este estimulante. Es más, hay estudios que evidencian que este consumo en menores favorece que de mayores tengan mayor facilidad a tener otro tipo de adiciones, generalmente el alcohol y opiáceos, que les conduzcan a cambios de ánimo».

En la esfera cardiovascular, Féliz Notario explica que estas bebidas estimulantes puede producir arritmias e hipertensión arterial. Y, en la afectiva, supone muchos cambios de ánimo.

Tales son los riesgos en niños, jóvenes e, incluso adultos, «que no las recomendamos para nada, ni cuando se realiza deporte porque se han dado casos de muerte súbita por este motivo. Los niños y adolescentes deben beber agua, leche y zumos, naturales a ser posible. Sin embargo, entre el 40 y 50% de los adolescentes toma varias veces al mes bebidas de este tipo. No debe ser un hábito. En varios países ya se han prohibido y en otros se está tramitando que no puedan beberlas los menores de 16 años».

También aconseja que no se debe confundir las bebidas energizantes o estimulantes con las isotónicas, aquellas que contienen carbohidratos, electrolitos, minerales, vitaminas y saborizantes para reponer la pérdida de agua y electrolitos como el sodio o potasio tras realizar ejercicio físico a través del sudor.

El Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aseguró recientemente que las bebidas energéticas, no están recomendadas en niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia e instó a las autoridades pertinentes a regular el término bebida energética, que sigue siendo un concepto no definido en la legislación, y que, en colaboración con la industria, se favorezca la información al consumidor en el etiquetado de estas bebidas.

+ info

Comparte esto:

Revelan el mecanismo cerebral del consumo compulsivo de alcohol

Entrada anterior

Descubren el mecanismo cerebral que favorece la adicción al alcohol

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad