ActualidadPortada

Más presencia de heroína que llega a Galicia sobre ruedas

0
DETECCIÓN. Un agente encuentra una placa de heroína escondida dentro de un vehículo (Galicia). Foto: Cedida

NOTICIAS: 22.02.2021

Los productores son kurdos, turcos e iraníes // Mueven la droga en camión hasta Holanda y vienen aquí en coche // El SUP reclama medios para la Udyco

Galicia – La presencia de la heroína en Galicia se ha incrementado en los últimos cinco años. Así lo reconoce un experimentado policía gallego. Desde el anonimato, sin desvelar tampoco su unidad operativa, basa esta afirmación en la cantidad de actas efectuadas a individuos que consumen este estupefaciente. De igual forma, indica que el repunte se debe a su producción masificada y la rebaja del precio, fundamentalmente ligada al transporte por carretera de una droga que llega desde muy lejos.

Tal como manifiesta, actualmente muchas organizaciones no piden que se pague la heroína por adelantado, es decir, dejándose “al fiado” y facilitando que también llegue antes al no exigir grandes desembolsos. La heroína, cuyo origen fundamentalmente es kurdo, turco o iraní, es transportada desde los países asiáticos hasta Holanda, sobre todo, pero también Alemania, según explica, encargándose de dicho transporte las bandas búlgaras.

En un negocio repartido y estructurado, este agente reconoce que lo que se incauta cada año es un porcentaje ínfimo de todo aquello que realmente entra en nuestra comunidad. “Si llega al 10% me parece bastante”, responde al ser cuestionado sobre esta “cifra negra” que es totalmente imposible de calcular.

CONTROL. Un efectivo del Cuerpo Nacional de Policía registra un coche buscando heroína (Galicia). Foto: Cedida

Al llegar aquí, conforme destaca, la heroína es comercializada entre los niveles intermedios y el trapicheo minorista, finalizando en el consumidor, casi siempre un “cliente residual”. Este último, añade, suele acudir a “chabolas de etnia gitana” como las localizadas en el Bao (Pontevedra) y siete u ocho campamentos que se ubican en Ferrol.

Ante la falta de datos exactos, pues esta fuente fundamenta su testimonio en la experiencia propia, reconoce que se ha producido un aumento en el número de multas, producto de los decomisos realizados durante este tiempo. En este sentido, un informe efectuado por la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco), que recogió El País este 17 de febrero, desveló que se confiscaron un total de 192 kilogramos de dicha sustancia, sólo en la provincia de Pontevedra, desde 2009 hasta 2020.

“Lo que vemos es que la heroína que llega a España es heroína principalmente turca o kurda”, confirma precisamente un miembro de este cuerpo, diciendo que “los grandes campos de amapola y de opio están allí”. Así pues, comentando lo que se dice, apunta que “se supone que están controlados por una señores de la guerra talibanes”, remarcando que “los indicios van por ahí”.

Asimismo, constata (en sintonía con el otro agente) que la vía habitual que ven es “el tráfico terrestre”. “Cada organización funciona de una manera distinta, pero sí que estamos viendo cierta recurrencia en transportistas, gente del Este”, afirma. Igualmente, manifiesta que ven “bastantes problemáticas en zonas como Ferrol o el Baixo Miño”.

Normalmente si llega en camión hasta holanda, donde reconoce que hay “una incidencia muy grande en el almacenamiento y la distribución de heroína al resto de Europa”, posteriormente es transportada a Galicia “en turismos preparados”. En ocasiones “inventan algún otro tipo de ocultación, pero casi siempre es por tráfico rodado”, añade este efectivo de la Udyco, destacando además que “la mayor parte de las veces se transportan 20, 40 o 60 kilos de heroína encaletada”.

Sobre el aumento del tráfico de este estupefaciente en la comunidad, “sí que es cierto que en Galicia hace unos años notamos una leve incidencia”, reconoce el agente, indicando que durante el confinamiento duro “se hicieron grandes interceptaciones de droga” en nuestra autonomía, sobre todo en Pontevedra. “Se siguen haciendo y permanecemos en la misma línea que permanecemos hasta ahora”, asevera.

En cuanto al precio de la heroína, según resalta, esta es un poco más barata que la cocaína, rondando los 25.000 euros por kilogramo aproximadamente. Sin embargo, explica que su coste depende de la cadena de valor, aumentando desde que se produce hasta que llega al destinatario final. No es lo mismo el importe por peso de “esas partidas de 50 kilos” que “la micra para consumir”.

En última instancia, admite que esta sustancia suele ir dirigida al público marginal, pero también a personas “insertadas en la sociedad”. “Ya casi no se pincha, ahora la heroína la mayor parte se fuma” y eso hace que hogaño el consumidor “no esté tan estigmatizado”.

FALTA DE MEDIOS. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) reclaman que los efectivos que conforman la Unidad de Droga y Crimen Organizado deberían ser más y dotados con mejores equipos. “Necesitamos xente e medios”, afirma otro policía del cuerpo, diciendo que necesitan una “estrutura” sólida.

“Suponse que a Udyco tiña un coordinador e funcionábamos baixo a Xefatura Superior como unha unidade”, mantiene dicha fuente, que prefiere permanecer también en el anonimato, destacando que “a día de hoxe esa figura non existe”.

Esto conlleva, conforme manifiesta, que se pierda la organización en las plantillas, como por ejemplo la viguesa, donde eran dos grupos pero ahora quedan tan pocos que funcionan como uno solo. “En Pontevedra a situación é parecida”, añade.

Del mismo modo, critica que “os medios están obsoletos”. “As incautacións que facemos de cuartos ou bens de distinto tipo apenas repercuten en melloras das nosas dotacións técnicas”, asegura igualmente. En este sentido, reclaman una declaración “de zona de especial singularidade” para propiciar “un trato especial en medios e materiales”.

HERMETISMO. Desde EL CORREO GALLEGO se contactó con la Jefatura Superior de Policía de Galicia para conocer el número de incautaciones totales realizadas con relación a la heroína en la comunidad, así como la cuantía general decomisada y las localizaciones donde se efectuaron todos estas requisas. También para contrastar toda esta información. La respuesta facilitada por el gabinete de prensa fue hermética. No podían facilitar esos datos. Al día siguiente, 4 de febrero, se solicitó hablar con algún miembro de la Udyco con el mismo fin. Aceptaron aunque, tras más de medio mes, el contacto no ha llegado.

Qué es el ‘tusi’ o la cocaína rosa: efectos y composición

Entrada anterior

Padres que hacen gaslighting a sus hijos (desgaste emocional)

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad