Otros

¡Problemas con el juego? deja de apostar definitivamente con estos consejos

0

NOTICIAS: 13.02.2021

El juego es, desde hace muchos años, una forma de entretenimiento para parte de la población. El riesgo que genera nos hace producir adrenalina y eso, en cierto modo, engancha a quienes lo practican.

Pero no es lo mismo apostar de manera puntual y por diversión que hacerlo por adicción. El juego patológico es un trastorno que figura entre las adicciones de tipo comportamental en las clasificaciones médicas y psicológicas. Es contra este tipo de prácticas con las que hay que tener una especial atención, especialmente con los más jóvenes de la casa.

Y es que el jugador patológico se olvida por completo de cualquier tipo de responsabilidad que tenga para con él mismo o su familia. Todo lo que gana lo suele dejárselo en el casino, bien sea físico u online. Por lo tanto, es muy importante que es persona intente solucionar cuando antes este problema. Pero ¿cómo hacerlo?

POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL DEJAR EL JUEGO

1. Porque es muy difícil darte cuenta de que lo que pasa es un problema. Te gusta, te da algo de dinero, te alivia, te recompensa. Pero esto es al principio, luego ya estás dentro de la espiral y no te das cuenta.

2. Porque te justificas y engañas, sin querer mentirte pero lo haces con frases como “es solo para entretenerme”, “así me pago la carrera” o “lo tengo controlado”. Tanto argumento puede ser un indicativo de que estás enganchado.

3. Porque confundes un vicio con un problema adictivo. Olvídate de juicios y condenas, lo importante es salir de esa trampa.

4. Porque te paraliza la culpa, la vergüenza o el miedo a que lo sepan tus familiares y amigos. Ellos estarán agradecidos si te decides a pedir ayuda y resolver la situación.

5. Porque cuando no puedes dejarlo, la necesidad de mantener la estima en niveles aceptables y rechazar la culpa y la vergüenza, te engañas. Niegas el problema afirmando que lo que pasa es que no quieres dejarlo. La realidad es que así no puedes, que necesitas ayuda.

Fuente: Qué¡

Papá, mamá: ¡Quiero ser gamer!

Entrada anterior

Qué es el FOMO y por qué te mantiene constantemente pegado a tu móvil

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Otros