ActualidadPortada

¿Cómo afectan los cigarrillos electrónicos y el tabaco convencional a la salud de la naturaleza?

0

17/09/2020: NOTICIAS.

El editorial publicado en Archivos de Bronconeumología advierte de que la contaminación por metales pesados ha aumentado en la última década, debido al desarrollo, uso y consumo de dispositivos tecnológicos y electrónicos como tabletas, smartphones, ordenadores, fotocopiadoras, teléfonos o pilas recargables, entre otros, lo que constituye un nuevo riesgo de salud y ocupacional. A todos estos dispositivos se suman ahora los cigarrillos electrónicos o ecigarrillos como otra fuente potencial de e-basura.

Los cigarrillos electrónicos, y no solo el tabaco convencional, son una fuente potencial de e-basura, nuevos elementos tóxicos que ensucian la tierra, según un editorial publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), firmado por los doctores José Ignacio de Granda-Orive y Cristina García-Quero, ambos neumólogos y miembros de SEPAR. Entre estos contaminantes figuran los metales pesados, incluidos los elementos de tierras raras, conocidos en inglés como rare earth elements (REE por sus siglas en inglés), y otros elementos menores.

El editorial publicado en Archivos de Bronconeumología advierte de que la contaminación por metales pesados ha aumentado en la última década, debido al desarrollo, uso y consumo de dispositivos tecnológicos y electrónicos como tabletas, smartphones, ordenadores, fotocopiadoras, teléfonos o pilas recargables, entre otros, lo que constituye un nuevo riesgo de salud y ocupacional. A todos estos dispositivos se suman ahora los cigarrillos electrónicos o ecigarrillos como otra fuente potencial de e-basura.

Tal y como recoge SEPAR, los autores concluyen que “es necesario desarrollar trabajos amplios en los que se determine el efecto de estos elementos en la salud humana y demandamos a nivel gubernamental global que sea obligatorio adoptar estrategias múltiples a todos los niveles para la gestión de esta e-basura”.

Fuente: Onda cero

Me he infiltrado un mes en grupos de WhatsApp de anoréxicas y bulímicas, y así ha sido mi día a día

Entrada anterior

COVID-19: Las posibles implicaciones para las personas con trastornos por consumo de drogas

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad