ActualidadPortada

Así dañan los atracones de alcohol a nuestro corazón

0
Así dañan los atracones de alcohol a nuestro corazón Getty Images/iStockphoto

NOTICIAS: 13.01.2022

Existe una asociación entre el aumento del consumo de estas bebidas y las visitas al hospital por fibrilación auricular

 

El alcohol es sustancia psicoactiva con propiedades causantes de dependencia. Su consumo es un factor causal en más de doscientas enfermedades y trastornos. Está asociado con el riesgo de desarrollar problemas de salud tales como trastornos mentales y comportamentales, incluido el alcoholismo, importantes enfermedades no transmisibles tales como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De vez en cuando, sobre todo en fechas señaladas, nos pegamos atracones. Y no solo de comida. Los atracones de alcohol tienen importantes consecuencias. De hecho, existe una asociación entre el aumento del consumo de alcohol y las visitas al hospital por fibrilación auricular (FA) en una gran población, de acuerdo con un estudio publicado en Nature Cardiovascular Research.

“Nuestros nuevos datos sugieren que el consumo agudo de alcohol en la población general se asocia con un mayor riesgo de un episodio de fibrilación auricular, incluido un mayor riesgo de un primer episodio de fibrilación auricular entre las personas a las que nunca antes se les había diagnosticado la afección”, explica autor principal y profesor de medicina en UCSF, Gregory Marcus.

Desencadenantes de la fibrilación auricular

La fibrilación auricular surge con mayor frecuencia en personas con afecciones cardíacas preexistentes, pero otras afecciones de salud crónicas, incluidos comportamientos potencialmente modificables como la obesidad y el consumo de alcohol, también se han asociado previamente con su desarrollo. Sin embargo, los desencadenantes agudos de los episodios de FA potencialmente mortales pueden ser más difíciles de estudiar, sostiene Marcus.

Los investigadores revisaron los registros de la Oficina de Planificación y Desarrollo de Salud Estatal (OSHPD) de California de las visitas a la sala de emergencias del hospital de California desde el 1 de enero de 2005 hasta el 30 de diciembre de 2015, e identificaron las visitas codificadas para un diagnóstico de FA. Compararon las semanas asociadas con un mayor consumo de alcohol con todas las demás semanas del año para ver si hubo más visitas de FA en los días en que se sabe que las personas beben más.

Atracones de alcohol y fibrilación auricular

Descubrieron que había un número significativamente elevado de visitas al hospital por FA cuando todos esos eventos identificados empíricamente se compararon con todos los demás días del año. Los resultados siguieron siendo significativos al comparar todos los demás días del año con cada uno de los siguientes eventos: el día de Año Nuevo, el inicio del horario de verano, el domingo del Super Bowl y Navidad.

“Un análisis de ‘control negativo’ que examinó otro problema común del ritmo cardíaco, la taquicardia supraventricular, no reveló las mismas relaciones, lo que sugiere que hay algo realmente importante sobre el alcohol como factor de riesgo de fibrilación auricular aguda, en lugar del alcohol como un determinante general de una visita médica o incluso todos los problemas del ritmo cardíaco”, sigue Marcus.

Consumo agudo de alcohol y las visitas al hospital

Encontraron la mayor asociación entre el consumo agudo de alcohol y las visitas al hospital por FA entre los mayores de 65 años. Además, en comparación con otros días, en los días recurrentes asociados con el consumo elevado de alcohol, los investigadores identificaron un aumento porcentual aún mayor en las visitas al hospital por FA entre los que no habían sido diagnosticados previamente con FA, en comparación con el aumento de las visitas a urgencias en estos mismos días entre los previamente diagnosticados con la condición.

Según los investigadores, el estudio sugiere que muchos casos nuevos de FA se desencadenan específicamente por el consumo agudo de alcohol. “Esto puede ser una especie de llamada de atención para aquellas personas que tienen un desencadenante identificable de su fibrilación auricular, que podríamos suponer que estarían más motivadas para evitar el consumo de alcohol y, posteriormente, experimentar una reducción de su riesgo de fibrilación auricular”.

ACCESO AL ESTUDIO

Fuente

Comparte esto:

Ginecología responde a Carla Barber: “No se debe beber alcohol embarazada”

Entrada anterior

Qué es el karkubi, la peligrosa mezcla de medicamentos que genera psicopatías procedente de Marruecos

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad