ActualidadPortada

Carta abierta al Presidente Biden sobre la fumigación con glisofato en Colombia

0

NOTICIAS: 17.03.2021

Esta semana se ha publicado una carta abierta dirigida al presidente Joe Biden y a la Vicepresidenta Kamala Harris firmada por 150 personas expertas en drogas, la mayoría académicas de universidades de Colombia, Estados Unidos y otros países.

 

Madrid – En ella recuerdan que la fumigación con glisofato, fue la base del plan contra el narcotráfico durante el mandato de Trump y que aparte de no ser efectiva, es muy costosa económicamente, afecta gravemente a la salud de las personas y destroza la flora y la fauna.

El 36% de los cultivos de coca fumigados de forma aérea con glisofato son replantados de nuevo, afirman contundentemente en la carta publicada. Estas medidas acaban provocando la dispersión de los campos e incluso el aumento de cultivos en parques protegidos, donde no se puede fumigar con este tipo de producto. El coste estimado de fumigar una hectárea es de 19.000 $ y para poder destruir una hectárea es necesario rociar entre 35 i 45 hectáreas.

Los efectos sobre la salud de las personas que viven en estas zonas son muy graves. De hecho, el glifosato está siendo restringido o prohibido a nivel mundial, ya que los estudios científicos muestran que la exposición a los agentes activos causa cáncer, abortos espontáneos y enfermedades respiratorias, entre otras graves consecuencias, señalan las expertas que firman la carta.

Otro de los aspectos que resaltan en el escrito, es el impacto medioambiental. Aseguran que fumigar con glisofato tantas hectáreas genera también un impacto ambiental inasumible. Estas fumigaciones ya están provocando la desforestación y pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas vulnerables de la Amazonía y Los Andes. También destruyen los suelos y cultivos agrícolas lícitos de los que dependen las comunidades agrícolas, añadiendo a todo esto la contaminación de valiosas fuentes de agua. El impacto sobre la vida terrestre, ya es irreversible. Estas consecuencias llegan mucho más lejos de las zonas fumigadas.

Ante todo ello, las personas firmantes de la carta, quieren recordar que hay otra forma mucho más efectiva, y menos costosa tanto a nivel económico, como sanitario, como medioambiental; para reducir las zonas cultivadas de Cocaína en Colombia.

Trabajar junto con las comunidades de coca para construir economías legales sostenibles, es el camino reivindicado en la carta abierta.   La inversión máxima necesaria por sustituir un cultivo de una familia de la forma más óptima cuesta unos 10.000 $.  Esta medida repercute positivamente en la vida de las comunidades, dando una alternativa legal y sostenible al cultivo de cocaína y como es evidente, no solo reduce el impacto medioambiental, sino que contribuye a mejorar-lo.

«Las estrategias voluntarias no solo son más baratas y efectivas, sino que también son más humanas, protegiendo los medios de vida de las poblaciones más vulnerables de Colombia y sus recursos naturales más preciados. » Dice una parte de la carta.

Recuerdan que el acuerdo de paz colombiano de 2016, que fue respaldado por la administración Obama-Biden, consideraba la fumigación aérea un último recurso en caso de que todas las demás estrategias de sustitución voluntaria hubiesen fracasado. La decisión actual de Biden envía un claro mensaje a la comunidad internacional: Sus políticas serán continuistas a las de Trump en lo que concierne, a la ya tan dañina, «Guerra contra las drogas». En la carta resaltan la contradicción que supone que mientras en EE. UU. se impulsan políticas que intentan reducir el impacto de las violencias que soportan las personas indígenas y las personas racializadas no blancas; a escasos km se esté continuando con unas políticas totalmente nocivas para las comunidades más vulnerables de Colombia.

En la carta concluyen pidiendo a la administración de Biden y Harris que pasen página del enfoque prohibicionista y de línea dura,  «la administración orgullosamente más diversa en la historia de Estados Unidos, tiene la moral y el liderazgo para liderar este tema». En concreto se pide volver a priorizar la sustitución voluntaria de cultivos a la fumigación. Y acaban señalando que aparte de todos los efectos negativos que se han mencionado anteriormente, la fumigación ha socavado, aún más, la legitimidad del Estado en algunas de las regiones más vulnerables del país.

 

Leer la carta abierta al Presidente Biden y al Vicepresidente Harris.

Comparte esto:

BIBLIOTECA: Through a gender lens. Women and tobacco in the WHO European Region.

Entrada anterior

Cannabis medicinal: Darias mira a Europa y vigila la “evidencia científica”

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad