ActualidadPortada

¿Cómo afectan las adicciones a nuestro cerebro?

NOTICIAS: 15.09.2022

Las adicciones actúan directamente sobre nuestro sistema nervioso central, alterando el correcto funcionamiento

 

ANDALUCIA. Muchos especialistas en tratamiento de adicciones afirman que estas sustancias pueden modificar el pensamiento, el comportamiento y, a largo plazo, la forma de ser de una persona.

Las adicciones actúan directamente sobre nuestro sistema nervioso central, alterando el correcto funcionamiento de los neurotransmisores y perturbando nuestro estado de ánimo o percepción de la realidad.

De esta forma, las drogas se adhieren a las neuronas e imitan las sustancias químicas propias del cerebro, transmitiendo mensajes anómalos a través de la red. Por otro lado, pueden crear una dependencia física y psicológica.

No obstante, el consumo de drogas no afecta únicamente a nuestra salud mental, sino que puede desarrollar síntomas en nuestro organismo. Por tanto, es necesario acudir a un centro de desintoxicación o llevar a cabo terapias de desintoxicación si se percibe una dependencia a este tipo de sustancias.

A continuación, explicaremos las consecuencias de este tipo de sustancias en nuestro cerebro, estableceremos una división de este tipo de sustancias y profundizaremos en las más principales.

La consecuencia de las adicciones en nuestro cerebro

La gran parte de las drogas ataca directa o indirectamente a nuestro cerebrogenerando grandes cantidades de dopamina que afecta a nuestro sistema de recompensa. La dopamina u hormona del placer es un neurotransmisor que se encuentra en las regiones del cerebro que regulan la motivación, la emoción y las sensaciones de placer.

De esta forma, sobreestimular el sistema con drogas produce sensaciones de euforia que refuerzan el consumo de determinada sustancia. Es decir, nuestro cerebro asocia estas actividades con el placer o la recompensa, y nos enseña a repetirlas sin ser realmente conscientes de ello.

Categorías de las principales drogas

Sustancias estimulantes del sistema nervioso central

Estas pueden ser drogas como la nicotina, la cocaína o las anfetaminas. Producen un estado de euforia que aumenta la motricidad y provoca que disminuya la sensación de fatiga y hambre.

El tratamiento para las adicciones de este tipo presenta un elevado porcentaje de psicoterapia, llegando a necesitar una rápida incorporación en centros de ingreso en los peores casos.

Sustancias depresoras del sistema nervioso central

Estas pueden ser drogas como el alcohol, el opio, la heroína o la morfinaInhiben o disminuyen la actividad cerebral que se encarga de mantener el estado de vigilia. Además, producen efectos de somnolencia y relajación, llegando en casos extremos a un estado de coma.

En esta categoría destaca la adicción a los fármacos. El consumo en exceso de medicamentos, como somníferos o ansiolíticos, puede provocar un grave síndrome de abstinencia y alterar las actividades cotidianas del individuo.

Sustancias perturbadoras del sistema nervioso central

Estas pueden ser drogas como el cannabis o LSD. Se suelen encontrar en plantas u hongos y distorsionan la realidad del individuo, sus estados emocionales, así como su pensamiento.

Aunque muchas personas piensen que el cannabis no es realmente adictivo, especialistas en tratamiento de adicciones establecen que 1 de cada 10 consumidores se convierten en adictos. Además, sus efectos negativos aparecen casi de forma inmediata porque alcanzan el cerebro a través del torrente sanguíneo, luego de entrar en los pulmones. Algunos síntomas son ansiedad, paranoia, un aumento de la frecuencia cardíaca, así como daños en el cerebro y en los pulmones.

Por otro lado, está científicamente comprobado que aquellas personas que consumen marihuana tienen un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia o psicosis.

Las adicciones tienen consecuencias tanto para nuestra salud mental y física como para la vida cotidiana y nuestras relaciones más cercanas. Si presentas alguno de estos síntomas o conoces a alguien en una situación de dependencia a este tipo de sustancias, no dudes en contactar con un profesional.

 

Fuente

 

Comparte esto:

El alcohol altera la flora intestinal, pero no como se creía hasta ahora

Entrada anterior

24º CONGRESO DE PATOLOGÍA DUAL   

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad