Otros

Cómo no pagar la multa de sus hijos por ser menores y beber alcohol

0
foto: ALEJANDRA VERA

NOTICIAS: 18.08.2021

Desde el 2017 participaron 25 personas en un programa educativo que intercambia la sanción económica por horas formación

 

LUCÍA CANCELA

A CORUÑA-GALICIA. Para todo hay solución en esta vida, o eso dicen. De momento, si le multan en A Coruña por consumir bebidas alcohólicas, es posible que quede exento de pagar 200 euros de falta. Eso sí, se deben cumplir dos requisitos: Ser menor de 18 años, estar empadronado en este Ayuntamiento y tener muchas ganas de aprender.

Non pases por un mal trago es un programa de psicoeducación preventiva, subvencionado por el Concello de A Coruña y realizado en colaboración con la asociación Adafad. Permite que sus participantes no abonen la sanción correspondiente siempre y cuando se apunten a este programa informativo, formativo y de reflexión sobre el consumo de alcohol.

Desde el 2017 han participado 25 personas, según informó el Ayuntamiento. Del total, el 65 % eran chicos, y el 35 % chicas. Los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social llama a la preocupación de los profesionales en el informe Estudes. El 75 % de lo jóvenes de entre 14 y 18 años edad consume bebidas alcohólicas. El documento también registra que cerca del 59 % lo hace de forma frecuente, y en torno al 32 % hace ingestas en atracón. «O lo que es lo mismo, en dos horas se toma cinco vasos (o más) de vino, copas o cañas», explica la directora de Adafad, María José Lamas, que añade: «Todo esto se suma a que la edad media de inicio en el consumo de alcohol se sitúa en los 14 años».

El programa incita al diálogo y a la reflexión acerca de este tipo de conductas: «Tenemos en cuenta las características personales y sociales de cada joven», dice Lamas. Si no ha parado de funcionar desde el 2017 es porque ambas partes lo consideran «una alternativa necesaria y adecuada en la corrección de hábitos y toma de consciencia», informa el gobierno local.

Sin mano dura

La iniciativa es la prueba de que enseñar a los jóvenes con mano dura no siempre es la mejor opción. Es más, se constituye a raíz de que la ley 11/2010 del 17 de diciembre, de prevención de consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad y el decreto 88/2014 del 3 de julio comenzase a considerar a los botellones como un problema para el desarrollo del menor.

El programa dura, como máximo, 300 horas. Cada hora realizada, equivale a 20 euros de multa. Y así hasta completar la sanción. Consta de diez jornadas individuales y grupales: «Hay una primera sesión de evaluación con el menor y sus padres», resume la psicóloga, Lamas. De esta forma, «se conoce la situación general del joven, y si es necesario, la familia puede participar también en otros programas de Adafad».

Cinco módulos

Las cuatro sesiones en grupo se dividen en cinco módulos. El primero tiene que ver con la normativa e implicaciones legales del consumo de alcohol, «en resumidas cuentas, para que comprendan por qué están ahí», dice la responsable. El segundo habla de la publicidad y cómo esta les influye. «También le damos peso a las redes sociales», explica Lamas.

El tercer bloque de la materia es uno de las más importantes: «Tiene que ver con la neuromaduración, los efectos del consumo de alcohol en el cerebro y en el comportamiento adolescente», explica la directora.

Señala que los estudios observan que hasta los 25 años, «el cerebro todavía está en desarrollo» y añade que si a este órgano, «le introducen sustancias tóxicas, podrá verse afectado». Además, inciden en la relación entre el consumo de alcohol y la violencia.

El cuarto bloque se enfoca en la presión social, en el entorno del menor y «en saber decir que no ante determinadas situaciones». Finalmente, en el quinto «planteamos alternativas de ocio», indica Lamas.

La última formación del programa se hizo entre diciembre del 2020 y enero del 2021. Durante las vacaciones de Navidad, «para adaptarse al tiempo libre de los menores», dijo la responsable. Este año no se han registrado sanciones, y por ello, ninguna solicitud de participación.

Desde el Concello suponen que esto se debe a la pandemia y a la declaración de los Jardines de Méndez Núñez como zona de especial protección. Por su parte, María José Lamas recordó que habrá que esperar «a ver cómo se desarrolla la vuelta al ocio nocturno» pasa sacar conclusiones de este 2021.

+ info

Comparte esto:

Cristina Illescas, directora técnica de Proyecto Hombre: “Lo importante es reaccionar con las señales”

Entrada anterior

Temor por los botellones en la Costa da Morte: «Daba miedo ver a la gente que había allí»

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Otros