ActualidadNoticias vieiroPortada

Temor por los botellones en la Costa da Morte: «Daba miedo ver a la gente que había allí»

0

NOTICIAS: 18.08.2021

Lo sucedido en Corcubión este pasado fin de semana ha dado la voz de alarma a varios concellos de la comarca.

 

COSTA DA MORTE-GALICIA. Cerca de 400 jóvenes se dieron cita el pasado fin de semana en un multitudinario botellón en la playa de Quenxe (Corcubión). Muchos de ellos eran menores de edad. «Daba a sensación de que eran xente moi nova», confirma Manuel Insua, alcalde de la localidad, que presenció de manera directa el desalojo de los jóvenes por parte de la Guardia Civil. Es una realidad que le inquieta especialmente. «Fago un chamamento aos pais, temos que ser capaces de transmitirlles aos rapaces a necesidade de ser responsables», sostiene. Los asistentes eran residentes de municipios de la zona o de fuera, además de Corcubión. «Polo que falei despois, había de CamariñasMuxía ou Fisterra», confiesa Insua. La problemática en torno a este tipo de actos, dice, tampoco es exclusiva de su municipio: «Vén sucedendo en todos os lugares», apunta.

VER VIDEO

Desde el inicio de la primera desescalada, la mayoría de los concellos de la comarca han reforzado las labores de vigilancia con el fin de evitar encuentros de estas características. Sin embargo, para muchos, por la falta de recursos y personal, es un desafío. «Levamos o tema bastante mal porque temos pouco persoal», reconoce Xan Carlos Sar, teniente de alcalde de Fisterra: «Sabemos que a pasada noite, por exemplo, houbo algo na zona do río na Langosteira, basicamente porque non recolleron». En muchas de las zonas, la labor de «vigilancia» es responsabilidad de la Guardia Civil, puesto que la Policía Local no tiene turno nocturno ni tanto personal como para poder atender al resto de funciones, como el control del tráfico. Es, precisamente, el caso de Fisterra o Camariñas. Una condición que, en muchas ocasiones, dificulta la rápida actuación. «Chamar é unha cousa e que veñan sempre é outra», apostilla Sar Oliveira.

En otros lugares, como Cee, la existencia de más efectivos permite que las labores de control se realicen de un modo diferente. Es la Policía Local, que en estos momentos está ampliando sus horarios, la encargada de dicho cometido. En caso de ser necesario, la Guardia Civil también refuerza el servicio. Todo se lleva a cabo, explica Marga Lamela, alcaldesa del municipio, en estricta colaboración entre la alcaldía y las fuerzas y cuerpos de seguridad. Todo con el fin de evitar unos encuentros que, aunque en mucha menor escala, continúan sucediendo en la mayoría de las zonas.

En Carballo se ha tomado la determinación de reforzar el control en la zona de Razo, en la que, sostienen desde el gobierno local, «había máis problema». Según Xosé María Arán, de la asociación carballesa Vieiro, en la capital bergantiñana «hai moitas reunións en pisos e baixos privados entre grupos de amigos». Sin embargo, refleja, «non hai casos da magnitude de Quenxe, está todo bastante tranquilo, cos focos habituais». Una percepción compartida por José Manuel López, alcalde de A Laracha: «Houbo algún caso no que tivo que actuar a policía, pero non estamos vendo que existan botellóns nun nivel masivo».

+ info

Comparte esto:

Cómo no pagar la multa de sus hijos por ser menores y beber alcohol

Entrada anterior

Los hijos de padres fumadores tienen más riesgo de desarrollar artritis reumatoide

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad