ActualidadPortada

Diez consejos para dejar de fumar de una vez por todas

0

NOTICIAS:12.07.2021

Dejar de fumar no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. Estos consejos para dejar de fumar harán que tu meta sea mucho más accesible.

Ahora más que nunca es un momento perfecto para dejar de fumar. Con la crisis sanitaria que nos rodea y un clima cambiante que desorienta al sistema inmunológico, cuidar la salud –sobre todo los pulmones– se ha convertido en una de las mayores responsabilidades que tenemos con nosotros mismos. Y aunque muchos hemos intentado dejar de fumar sin éxito alguno, lo cierto es que, con la mentalidad correcta y mucha paciencia, esto es posible.

Aquí algunos tips para dejar de fumar de una vez por todas.

Encuentra tu motivación

Este es uno de los consejos más útiles que te puede dar el mundo de la autoayuda, pero si todos los gurús lo recomiendan es porque sirve. Como sucede con cualquier hábito que quieras adoptar o cambiar, lo primero es tener una razón para hacerlo. ¿Acabas de convertirte en papá y quieres un mejor ambiente para tu hijo? ¿Tu salud se está deteriorando y por fin estás entendiendo la importancia de cuidar tu cuerpo? ¿Tu nueva oreja odia que fumes? Analiza y ten en mente por qué quieres dejar de fumar (si hiciste click en este artículo, seguro ya tenías una razón).

Comprométete

Una cosa es decir “voy a dejar de fumar” y otra hacer un esfuerzo activo, e incluso estar dispuesto a ponerse en una posición incómoda para lograrlo. ¿Decidiste por fin alejar el tabaco de tu vida? Díselo al mundo: anúncialo en Facebook, en tus grupos de WhatsApp, dile a tu mamá… que todo México se entere. Así te sentirás más presionado a hacer ese cambio que tú mismo quieres.

Haz un plan

Escribe un plan, piensa en alternativas para cuando se te antoje un cigarro, reconoce los lugares y situaciones donde más se te antoja, piensa en recompensas para cuando vayas logrando cierta cantidad de días o semanas sin hacerlo. Tómate esto en serio, porque es algo serio.

Ni una fumada más

La mente es una cosa complicada y con tendencia a la tentación y al autosabotaje. Como tal, muchas veces tratarás de convencerte a ti mismo de que “sólo un cigarro y ya” no afectará, y en pleno antojo, es fácil caer. Así que sé duro contigo y no cedas. Antes de que se te antoje, recuérdate a ti mismo que no vas a dar ni una fumada más. Una fumada lleva a una segunda y a una tercera, y cuando menos te das cuenta, en vez de dejar de fumar estás fumando.

Busca apoyo

Las cosas son más fáciles y menos miserables cuando se hacen en equipo. Ve si algún amigo también quiere dejar de fumar y háganlo juntos, o incluso puedes buscar un foro o grupo de apoyo en internet, para así apoyarte de personas que pasaron o están pasando por el mismo proceso. En este sentido, es súper útil poner la regla de avisarle a tu compañero o postear en el foro antes de fumar. Esto hace que pienses dos veces y que recuerdes tu meta.

Retrásalo

Cada vez que se te antoje un cigarro, en vez de ceder inmediatamente, respira diez veces, postea en el foro del punto anterior, toma agua, escucha una canción, habla por teléfono. Eso te dará tiempo de recapacitar e incluso podría distraerte de tus intenciones nocivas.

Reemplázalo por un buen hábito

Un error que comete la gente al dejar de fumar es reemplazar el cigarro por comida o dulces, y el resultado son hombres con pulmones regenerados pero panza desbordada. Cuando quieras fumar, aléjate de la comida chatarra y opta por algo como zanahorias, nueces, un vaso de agua, o bien, algo no comestible, como una sesión rápida de respiración profunda. Aquí lo importante es ver qué situaciones te detonan las ganas de fumar, y con eso planear las alternativas. ¿Fumas en el coche porque te estresa el tráfico? Canta tu canción favorita o escucha un audiolibro. ¿Fumas cuando estás solo en un bar y te da ansiedad? Toma un vaso de agua.

Recompénsate

Estás dando un paso grande en tu vida, y si no reconoces tu esfuerzo sólo te vas a frustrar. Como decíamos anteriormente, es importante que planees recompensas. Primero después del primer día, luego después de la primera semana, dos semanas, un mes, dos meses, seis meses, un año. Que sean recompensas que verdaderamente te emocionen y, obvio, que puedas pagar fácilmente: un videojuego, un libro, una cena en tu lugar favorito. Como tip: aparta la cantidad de dinero que gastas en tabaco y apártala para comprar tu recompensa. Eso te hará poner las cosas en perspectiva.

Si te caes, recuerda que te puedes volver a levantar

Todos nos equivocamos y todos fracasamos, y es un error común dejarse ir después de los primeros fracasos. Recuerda que fracasar no es el fin del mundo. Levántate y recuerda tu objetivo y tu motivación. Analiza qué te hizo caer y haz un plan para que no te pase de nuevo. Poco a poco serás más fuerte, más listo y te conocerás mejor, lo que ayudará a crear cambios más duraderos.

Sé positivo

Todo en esta vida es cuestión de actitud, por más cursi que suene. Cree que dejar de fumar es posible, porque lo es. Piensa en que, si otras personas lo han logrado, ¿cómo no vas a poder hacerlo tú?

+ Info

Comparte esto:

“El uso problemático de redes sociales no es necesariamente una adicción”

Entrada anterior

Avanza la adopción del modelo Islandés anti-drogas

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad