ActualidadPortada

Matarratas, yeso o heces… con esto se corta la droga que se vende en la Región de Murcia

0
Agentes de la Policía Nacional entran a un punto de venta, en una redada en el barrio murciano de La Fama en una imagen de archivo. / NACHO GARCÍA / AGM

NOTICIAS: 19.01.2021

Los expertos avisan de que la cocaína y la heroína que llega a la calle tienen entre un 5% y un 10% de pureza, «el resto es a veces más nocivo que la propia sustancia ilegal»

Cuando una persona se fuma un ‘chino’ de heroína, esnifa una raya de coca o se come una pastilla, lo que menos se está metiendo en el cuerpo es precisamente eso que busca consumir: droga. Porque lo que ese polvo granuloso o apelmazado contiene, en el 100% de los casos, dista mucho de la composición original de la sustancia ilegal.

En realidad, y avisan los expertos, eso es un batiburrillo de elementos insospechados, que en el mejor de los casos tendrán relación con productos farmacológicos, y en la peor situación, «que suele ser la más habitual», se puede encontrar desde matarratas hasta heces. Los investigadores de la lucha contra el tráfico de drogas lo saben bien y se asombran de que no haya más víctimas por intoxicación o sobredosis.

«Hemos hecho intervenciones en garitos donde las paredes de las habitaciones y techos estaban rascados, porque han cortado la cocaína con yeso», recuerda el subinspector de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado de la Policía Nacional de Murcia.

Un factor que determina la pureza de las incautaciones de droga analizada en los laboratorios depende de en qué etapa del proceso de venta se ha realizado la aprehensión. «Los resultados de los análisis que se hacen a un kilo de cocaína no son los mismos que los de un gramo que vende un camello en la calle», explica el investigador policial.

La pureza media de la droga incautada en la Región de Murcia el año pasado sobrepasó el 40%. En concreto, la calidad media de toda la cocaína recepcionada durante el año 2020 fue del 64,9%; la de la heroína un 40%, y el éxtasis (o MDMA) de un 51,59%, de acuerdo con los análisis realizados por los técnicos del Ministerio de Sanidad. Esto indica que la mayoría de las sustancias ilegales analizadas fueron grandes alijos intervenidos en esferas altas de las organizaciones dedicadas al narcotráfico, en las cuales la droga no había sufrido muchos procesos de corte con otras sustancias. Pero lo que le llega al comprador final dista mucho de ese porcentaje de pureza.

«Desde que sale del país de origen hasta que llega a la calle, la sustancia pasa por varias manos». En ese proceso, la pureza es como una ‘matrioska’, en la que cada vez que pasa por un narco, este hace que mengüe su calidad, manteniendo su aspecto. «La sustancia que llega desde el extranjero puede tener entre un 80% y un 90% de pureza. Pasa por varias fases de mezclas y llega al consumidor final con entre un 5% y un 10% de droga; el resto son sustancias de corte, que en ocasiones son tan nocivas o más que el propio estupefaciente», indica el especialista.

La cocaína y la heroína son las sustancias que más se adulteran, y no hay límites. Para ello, se usan potentes analgésicos, como la lidocaína y la procaína; pesticidas, sosa cáustica, edulcorante, estimulantes, como la cafeína y la efedrina, y minerales, como tiza, yeso o talco. «Pero hemos visto cosas peores, inimaginables, como usar matarratas o limaduras de ladrillo para cortar la heroína, y partidas de hachís a las que les han añadido heces. En el escalón más bajo, el corte queda a la imaginación del vendedor sin escrúpulos», recuerda el mando de la Udyco.

Una sustancia ‘frankenstein’

Pero, ¿por qué se adultera tanto la droga? Para obtener beneficios económicos, responden los investigadores, que ponen como ejemplo las ganancias que se obtienen de un kilo de cocaína que viene del extranjero y cuesta unos 30.000 euros. «Rompen el ‘ladrillo’ y le añaden dos kilos de sustancias que venden a un precio similar, con lo que obtienen el triple de la inversión inicial».

Pero no queda ahí la cosa: aparece otro comprador y se lleva uno de esos kilos ya adulterado y lo vuelve a cortar para obtener otros tres kilos. Y así, hasta que llega al último ‘camello’, que termina por convertir los gramos que vende en una sustancia ‘frankenstein’, con el escaso porcentaje de droga y un cóctel insólito de ingredientes.

un investigador de la Udyco examina un compuesto. / NACHO GARCÍA / AGM
Emerge el consumo de ‘Tucibi’ en Murcia

El subinspector de la Udyco de Murcia explica que en el caso de las drogas sintéticas, las que se fabrican en laboratorios, están en constante evolución, «en cada incautación descubrimos nuevas sustancias químicas». Este es el caso del ‘Tucibi’ o cocaína rosa, una droga de diseño con unos efectos alucinógenos tan potentes como nocivos. «Hemos detectado que está emergiendo en Murcia, tras varios decomisos que hemos realizado a consumidores en zonas de ocio de Murcia en los últimos meses», apunta.

Fuente: La Verdad

Las drogas de los antiguos mayas iban mucho más allá del tabac

Entrada anterior

Fumar está detrás de un 30% de los cánceres

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad