ActualidadPortada

Precios y nuevos formatos determinarán el éxito de la nueva ley del tabaco

0
Carlos A. Jiménez, Pilar Campos y Jaime Signes-Costa.  Ángel Manzano| Joana Huertas

NOTICIAS: 07.10.2021

El encuentro, convocado por Separ y organizado por Redacción Médica, cuenta con la colaboración de Boehringer Ingelheim y el grupo de terapias respiratorias de Fenin, en el que se encuentran Air Liquide HealthCare, Esteve Teijin, Linde, Oximesa Nippon Gases, Sapio Life y Vivisol.

 

La Ley de medidas frente al tabaquismo tiene que ser actualizada para hacer frente a las nuevas formas de consumo. Así ha quedado de manifiesto durante la celebración de la Mesa ‘Fundamentos para reformar la legislación actual sobre tabaquismo’  enmarcada en FEIS 2021, el Foro Estratégico Institucional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). La reforma debe incluir nuevos espacios sin humo, la regulación de los productos relacionados o una subida de impuestos que impulse un empaquetado genérico, tal y como han remarcado Carlos A. Jiménez, presidente de Separ; Pilar Campos, subdirectora general de Promoción, Prevención y Calidad del Ministerio de Sanidad; y Jaime-Signes-Costa Miñana, coordinador del Área de Tabaquismo de Separ y jefe del Servicio de Neumología del Hospital Clínico de Valencia.

El encuentro, convocado por Separ y organizado por Redacción Médica, cuenta con la colaboración de Boehringer Ingelheim y el grupo de terapias respiratorias de Fenin, en el que se encuentran Air Liquide HealthCare, Esteve Teijin, Linde, Oximesa Nippon Gases, Sapio Life y Vivisol.

Mesa ‘Fundamentos para reformar la legislación actual sobre tabaquismo’

Pilar Campos, en representación del Ministerio de Sanidad, ha resaltado que la ley de 2010 “fue pionera y ha tenido una repercusión a pesar de que en 2017 hubiera un frenazo o repunte”. En este sentido, ha remarcado que la normativa “avanzó en derechos y protección de espacios y sirve para disminuir la prevalencia”, advirtiendo que “hay 6.000 muertes menos atribuibles al tabaco” gracias a ella. No obstante, Campos ha reconocido “ciertos aspectos” a mejorar de la ley de 2010, como la publicidad de los cigarrillos electrónicos, una cuestión que “preocupa mucho” al Ministerio puesto que es una puerta de entrada al tabaco para la población más joven. “Genera la misma adicción y también es nocivo para la salud”, ha remarcado, señalando que “hay que avanzar en la regulación de todos estos productos relacionados”.Campos ha subrayado que abordar el tabaquismo es una “prioridad para Salud Pública porque es el primer factor de riesgo prevenible y produce 60.000 muertes al año”. Es importante, además, “el cumplimiento de la actual ley, que tiene margen de mejora“, ha admitido la subdirectora general de Promoción, Prevención y Calidad del Ministerio de Sanidad.Respecto a la ampliación de los ‘espacios sin humo’, Campos ha ilustrado que la pandemia de Covid-19 ha supuesto “avances” en este sentido, “por ejemplo, cuando se constató la transmisión por aerosoles y se prohibió el consumo en terraza”. “Fue bien aceptado por la población y es importante seguir avanzando en este sentido de la mano de Separ”, ha instado la representante de Sanidad.Carlos A. Jiménez, presidente de Separ, ha sido el encargado de moderar esta mesa y ha insistido en que “es una legislación que requiere de una modificación”: “Desde el año 2010 seguimos con la misma ley, no ha sido modificada“.
En este sentido, Jiménez ha hecho alusión a “algunas deficiencias” de esta normativa “que merece la pena abordarlas en una nueva reforma para construir una nueva ley más eficaz y eficiente que prevenga el inicio al tabaquismo de los jóvenes“, conseguir reducir el número de fumadores y proteger a los que no lo son con ‘espacios libres de humo’.Para ello, el presidente de Separ ha abogado por la regulación del consumo de trabajo en espacios abiertos, la corregulación del consumo de tabaco en terrazas o la elevación de los precios de tabaco para conseguir un “empaquetado genérico”.
La nueva ley, ha defendido, también debe abordar la regulación de otros productos relacionados con el tabaco como son los cigarrillos electrónicos, los dispositivos que calientan tabaco o las pipas de agua. “No debemos olvidar nunca la asistencia sanitaria a los fumadores para que dejen de fumar“, ha reivindicado también el presidente de Separ.Nuevas formas de tabaquismoEn esta misma línea se ha manifestado Jaime Signes-Costa, quien considera que España, en 2017, “perdió una oportunidad muy importante para controlar los nuevos usos del trabajo” al transponer la normativa europea aprobada tres años antes a la legislación española. “Creemos que se deben incluir los cigarrillos convencionales, los electrónicos, las pipas de agua, los calentadores de tabaco”, ha manifestado el representante de Separ, señalando que Europa deja en manos de los países miembros la regulación y publicidad de estos dispositivos. “En el Real Decreto de 2017 no se hace ninguna mención a ello”, ha lamentado.

El coordinador del Área de Tabaquismo de Separ ha hecho un repaso de los datos de tabaquismo en España desde 1988, momento en que se aprobó la primera ley para regular este consumo y cuando un 38,5 por ciento de la población entre 15 y 65 años fumaba. Este año, ha recordado, se reguló el consumo de tabaco en transportes o colegios. En 1992, y a través de un Real Decreto, se reguló el consumo de tabaco en aviones. Entonces, el 36,5 por ciento de los ciudadanos, fumaba, tal y como ha recordado Signes-Costa.

Ya en 2005, el porcentaje de fumadores había caído hasta el 32,8 por ciento, una tendencia que continúa los años siguientes hasta los 31,8 por ciento en 2010, cuando se desplaza el consumo de tabaco en la hostelería, tal y como ha recordado el responsable de Separ. Sin embargo, este progresivo descenso se frenó en 2017, cuando el porcentaje de fumadores subió hasta el 34 por ciento, ha relatado. “Claramente, algo pasa, necesitamos un movimiento legal para que esto no ocurra”, ha convenido.

Pilar Campos, Carlos A. Jiménez y Jaime Signes-Costa durante un momento del debate.
Pilar Campos, Carlos A. Jiménez y Jaime Signes-Costa.

“Estamos en el momento de hacer un cambio para llegar a las tasas de fumadores de otros países de nuestro entorno”, ha considerado, señalando que Australia y Nueva Zelanda tienen a menos de un 10 por ciento de población fumadora. Además, ha abogado por aumentar el precio del tabaco, indicando que en estos países es de 25 dólares por paquete: “No puede ser que en Francia cueste 12 euros un paquete y, en España, cinco. Eso promueve la entrada al tabaco de los adolescentes”.

En su opinión, además, “el Gobierno debería haber sido más ambicioso y haber promovido el empaquetado genérico. Es una oportunidad, las compañías saben que si desaparece su logo, disminuyen las ventas”. “Hay camino por recorrer aún”, ha sentenciado.

Combatir el narcotráfico y nuevos espacios sin humo

En la ronda de preguntas, Francisco García Río, presidente electo de Separ, ha puesto sobre la mesa la necesidad de ampliar la prohibición de fumar a otros espacios como los estadios. En este sentido, la representante de Sanidad ha anunciado que el organismo busca los “máximos” espacios sin humo, que se habían “quedado cortos” en la normativa de 2010. Además, Campos ha puesto en valor el trabajo desempeñado por Separ durante la pandemia de Covid-19, concretamente, con el documento elaborado en torno a la transmisión por aerosoles.Por otra parte, Segismundo Solano Reina, neumólogo y coordinador de la Unidad de Tabaquismo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha abogado por modificar la normativa financiación pública de tratamientos contra el tabaco, que marca el consumo de 10 cigarros para acceder a ellos, así como controlar la evasión fiscal del narcotráfico, para lo que Campos ha anunciado “mejoras de la trazabilidad”.

Comparte esto:

Estos son los peligros del uso del Smartphone a diario en los niños

Entrada anterior

Podemos excluye el uso medicinal de su Ley del Cannabis

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad