ActualidadPortada

Salud mental: presta atención a los niños, niñas y adolescentes que te rodean

0
Imagen: Unicef

NOTICIAS: 22.10.2021

UNICEF hace un llamamiento para cuidar la salud mental de la infancia y adolescencia y romper el silencio que aún existe en torno a esta realidad más visible con la pandemia

 

EUSKADI. Hablar alto y claro de nuestros miedos, angustias, debilidades o sentimientos con las personas que más queremos, compartir y escuchar abiertamente y activamente, pedir ayuda cuando la necesitamos… Son gestos sencillos de nuestro día a día a los que en muchas ocasiones no prestamos la atención que merecen. Pero debemos hacerlo. En este artículo, UNICEF hace un llamamiento para cuidar la salud mental de la infancia y adolescencia y romper el silencio que existe en torno a una realidad que se ha visibilizado y aumentado tras la crisis de la covid-19.

Salud mental, infancia y adolescentes

La salud mental es la asignatura pendiente de toda la sociedad. Así lo corrobora el informe de UNICEF (‘Estado Mundial de la Infancia 2021. En mi mente: promover, proteger y cuidar la salud mental de la infancia‘) con datos que reflejan un panorama gris en cuanto a salud mental: más de uno de cada siete adolescentes de 10 a 19 años en todo el mundo tiene un problema de salud mental diagnosticado y cada año casi 46.000 adolescentes se suicidan, siendo esta una de las cinco principales causas de muerte para este grupo de edad.

Todavía está muy presente el estigma asociado a los problemas de salud mental, si bien se observa que los propios niños, niñas y adolescentes están empezando a hablar cada vez más abiertamente de cómo se sienten y de sus necesidades. La salud mental forma una parte integral de la salud física; no podemos considerarla de otra manera. Tanto en los países ricos como en los pobres, no se han hecho los esfuerzos suficientes para comprender esta cuestión e invertir en ella, a pesar de que desempeña un papel fundamental para el potencial de todos los niños y niñas.

Para construir sociedades sanas, para que equiparemos los trastornos asociados a la salud mental, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la ansiedad, el autismo, el trastorno bipolar, el trastorno de la conducta, la depresión, los trastornos alimentarios, la discapacidad intelectual o la esquizofrenia, a la salud física como los esguinces o los dolores de espalda, para que normalicemos el tabú existente, es fundamental:

  • Apoyar la salud mental de los padres, madres y personas cuidadoras.
  • Garantizar que las escuelas protejan la salud mental mediante servicios de calidad y relaciones positivas, reforzando su rol.
  • Romper el silencio que rodea a los problemas de salud mental, afrontando el estigma, promoviendo una mejor comprensión de la salud mental y tomando en serio las experiencias de los niños, las niñas y los jóvenes.

El bienestar emocional se logra cuidando nuestra mente y también nuestro cuerpo. Escuchando lo que hay en nuestra mente y en la mente de los niños, niñas y adolescentes que nos rodean. La próxima vez que te pregunten ¿qué tal estás?, deja el piloto automático en casa y habla de lo que hay en tu mente. La próxima vez que preguntes a alguien ¿qué tal estás?, escúchale, pero escúchale bien. Hay personas que nos están lanzando un SOS y no les estamos escuchando. Porque hablar de lo que hay en nuestra mente nos hace más fuertes.

Salud mental de niños y adolescentes en la era post covid-19

Los efectos de la covid-19 sobre la salud mental y el bienestar emocional de los niños, niñas y jóvenes podrían prolongarse durante muchos años. Incluso antes de esta enfermedad, la infancia y la juventud ya sufrían problemas de salud mental sin que se hicieran las inversiones necesarias para solucionarlos. Los últimos 18 meses han sido muy largos, especialmente para los niños y niñas; han estado, y siguen estando, expuestos a situaciones estresantes, traumáticas y dolorosas; además de los confinamientos, las distancias sociales, el distanciamiento físico con familiares y seres queridos, la incertidumbre vivida, la pérdida de familiares…

La crisis provocada por la covid-19 hace más urgente si cabe que se garanticen medidas de prevención y tratamiento y así se fortalezca el sistema de salud mental y de apoyo psicosocial. La salud mental debe ser un eje transversal en las políticas de respuesta y recuperación de esta crisis. Ahora más que nunca todos los agentes de la sociedad debemos darnos cuenta de la importante relación que existe entre la salud mental y sus consecuencias a medio y largo plazo.

Según una encuesta internacional realizada por UNICEF y Gallup, en España el 58,3 % de los y las jóvenes de entre 15 y 24 años reconocen sentirse preocupados, nerviosos o ansiosos “a menudo” y el 36,1 % “a veces”. Además, el 11,5 % asegura que están deprimidos o tienen poco interés en hacer cosas “a menudo” y el 68,2 % “a veces”. Al menos uno de cada siete niños y niñas se ha visto directamente afectado por los confinamientos en todo el mundo y más de 1.600 millones de niños y niñas han sufrido alguna pérdida en su educación. La pandemia ha sido la punta del iceberg, el clic que ha visibilizado y ampliado estos problemas.

Fuente

Comparte esto:

14TH EUROPEAN CONGRESS ON HEROIN ADDICTION & RELATED CLINICAL PROBLEMS

Entrada anterior

El narco vigués al que el viejo Mercedes negro delató su presencia en Carballo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad