ActualidadPortada

Los «influencers» de Cambre-Galicia, que median en los trastornos adictivos

0
Andrea Sánchez, alumna del curso MARCOS MÍGUEZ

NOTICIAS: 15.07.2021

El Concello quiere que los participantes promocionen una vida saludable

 

LUCÍA CANCELA

CAMBRE-GALICIA. El Concello de Cambre quiere que las nuevas generaciones sean «promotoras de la salud». Por ello, acaba de concluir el curso de Mediadores/as xuvenís en Prevención de trastornos aditivos en el que participaron 10 personas durante los meses de abril y mayo. La formación, realizada en colaboración con la Asociación Emilia Gómez (Adafad) y la Consellería de Sanidade, Dirección Xeral de Innovación e Xestión da Saúde Pública, pretende que los participantes se conviertan en «promotores de hábitos saludables», indicó el concejal de Deportes e Xuventude, Daniel Mallo. O lo que es lo mismo, en influencers de los buenos hábitos.

La materia se dividió en tres bloques. La responsable del curso y directora de Adafad, María José Lamas, explicó que el primero «se relacionaba con el consumo actual de sustancias ilegales y la adicción a Internet y a las redes sociales».

Las 20 horas lectivas se basaron en la ciencia. «Para ello, -señala la psicóloga sanitaria-, recurríamos a los estudios hasta ahora publicados». Un primer informe centrado en la población joven, «en el que destaca un alto consumo de cannabis, alcohol y tabaco», y otro que recoge a la población general, «donde a las sustancias anteriores, se le añaden los sedantes». Los alumnos reciben esta información «para tener un contexto de la actualidad», señala María José, y después pasar a tratar «la afectación del consumo en el desarrollo neuromadurativo del cerebro. De esta forma, ellos también sabrán explicarlo».

El segundo bloque de materia se centró en el proceso de mediación y en las funciones que deben desarrollar. Andrea Sánchez, una de las participantes de esta edición, señaló que la labor es «esencial». «Somos intermediarios entre la persona que tiene la adicción y la parte clínica y profesional», detallaba.

Por último, el tercer bloque se centró en el ámbito preventivo: «Apoyo al individuo y habilidades o recursos a poner en práctica por parte de los mediadores», explicó la responsable. En esta línea, Andrea señaló: «Nuestra figura es fundamentalmente de apoyo. No somos profesionales de la salud mental, sino que nos convertimos en un respaldo y una muleta de acompañamiento en el proceso de adicción y solución».

La ya mediadora indica que a un joven le puede imponer el hecho de buscar ayuda profesional directamente. Por ello, «y aunque sea solo a modo informativo, nosotros podemos charlar con él y hacer que se sienta comprendido». En definitiva, concluía Andrea, «ser una guía».

Su caso es particular. Llegó a este curso «buscando algo diferente a la formación reglada que había recibido hasta ahora». Ella estudió Empresariales y Turismo, pero tiene claro cómo aprovechar la figura del mediador: «Ahora mismo estoy haciendo un voluntariado con menores de edad y me siento mucho más preparada para abordar el tema si fuese necesario», concluía.

María José Lamas, directora de Adafad

María José Lamas, directora de Adafad.  Cedida.

Para María José Lamas, los diez jóvenes participantes con edades comprendidas entre los 19 y 26 años, y con formaciones académicas diferentes, «son líderes de opinión en materia de prevención». Considera que esta formación les permitió posicionarse contra el consumo, «y facilitar el acceso a la información científica», algo imprescindible para que tomen decisiones con pleno conocimiento.

Suben las cifras

Adafad lleva trabajando en el ámbito de la prevención de trastornos adictivos desde hace 20 años, y de ahí que su responsable tenga expectativas para el curso que viene: «Creemos que es una formación útil y esperamos que se repita a partir de septiembre. Con ella, los jóvenes participan activamente en su comunidad y fomentan una reflexión de grupo», señaló María José.

A modo de panorámica actual, la experta en salud mental habló de las cifras en adicciones: «Si bien no es concluyente, los datos empiezan a mostrar que el consumo de sustancias ilegales repunta este año, tras la reducción del confinamiento». Eso sí, con cautela: «Todavía es pronto para constatarlo», concluía Lamas.

+ info

Comparte esto:

El consumo de alcohol se asocia con más de 740.000 nuevos casos de cáncer en 2020

Entrada anterior

La cocaína de ‘origen ético’ y sostenible, en auge: hasta 235 euros por un gramo

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad