ActualidadPortada

Alerta en la UE: más drogas y más consumidores

0
En la calle.Una persona consume drogas, en la imagen captada ayer en un espacio público de Barceona Àlex Garcia
NOTICIAS: 10.06.2021

El narcotráfico se refuerza y recupera el volumen de negocio de antes de la pandemia

Cataluña. Mientras una buena parte de los sectores económicos ha sufrido y sigue sufriendo los devastadores efectos de la pandemia, el tráfico de drogas no solo ha resistido perfectamente la crisis sanitaria sino que se ha visto reforzado y presenta una gran perspectiva de crecimiento. Hay más droga en el mercado que nunca y, a consecuencia del impacto del coronavirus en la salud mental y financiera de la población, la cifra de consumidores potenciales se dispara. “Estamos ante una posible tormenta perfecta”, alerta Alexis Goosdeel, director del último Informe Euro­peo sobre Drogas , presentado ayer en Lisboa.

En cierta medida, también los camellos se pasaron al teletrabajo en el periodo de confinamiento y durante las grandes restricciones de la movilidad. Los traficantes encontraron la manera de seguir vendiendo a través de mensajes encriptados con los consumidores, de los pagos electrónicos y del intercambio de coordenadas para depositar la droga en los lugares convenidos o de las entregas a domicilio.

Según los expertos, esta nueva forma de distribución coexistirá en los próximos años con los canales de venta tradicionales, puesto que un segmento de consumidores carece de instrumentos telemáticos y cuentas bancarias para que se imponga la venta digital

A nivel mayorista, las bandas de narcotraficantes se han adaptado a las restricciones de viaje y a los cierres de fronteras mediante cambios en las rutas y métodos de tráfico, con una mayor dependencia del contrabando a través de contenedores intermodales y cadenas de suministro comerciales y con menor dependencia del uso de mensajeros humanos, revela el informe, con arreglo a los datos proporcionados por los 27 países de la UE, además de Noruega y Turquía.

Como resultado de esta capacidad de adaptación a las circunstancias, la disponibilidad de droga ha recuperado los niveles prepandemia y aumenta la presión sobre posibles consumidores. Erradicar la demanda es imposible, reconoce Goosdeel, que plantea tres nuevos escenarios de riesgo en el final de la crisis sanitaria.

Consumo letal

En el 2019 hubo 5.145 fallecimientos inducidos por narcóticos en la UE

Por una parte, los usuarios que tendrán que rebajar la calidad de la droga que consumían, a consecuencia de los problemas financieros, con lo que aumentan los riesgos para su salud. Por otra, los afectados mental, laboral o económicamente por la pandemia pueden verse empujados al consumo. En tercer lugar, personas que han quedado en situación precaria pueden buscar una vía de escape en los ingresos por narcotráfico. A mayor demanda, más trabajo. Y las fuerzas de seguridad han detectado proyectos de las bandas para incentivar el consumo de drogas en el medio rural.

La situación alarma a las autoridades comunitarias y se prefigura como una de las patatas calientes de los próximos años para la UE, donde en el 2019 fallecieron 5.145 personas por sobredosis, la mayor parte por opiáceos. El mismo año se produjo un récord en la incautación de cocaína, 213 toneladas, 36 más que en el año anterior, y los datos preliminares del 2020 no apuntan a un descenso.

“Casi el 90% de los grupos delictivos trabajan con las drogas, y la delincuencia organizada es cada vez mayor. Afecta a nuestras economías, porque el narcotráfico accede a negocios legítimos. Entra en aeropuertos, en muelles y expande la violencia y la destrucción. Es uno de los peores delitos organizados. Tenemos que bloquear el suministro, desmantelar estos procesos por tierra, mar y aire”. Estas palabras de la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson reflejan la alarma existente. “Estoy particularmente preocupada por las sustancias altamente puras y potentes disponibles en nuestras calles y en línea y por las 46 nuevas drogas detectadas en la Unión Europea solo en el 2020”, subrayó.

La prevención, la coordinación policial sofisticada y la tecnología son los ejes sobre los que debe pivotar la lucha contra la droga, según Johansson. En este sentido, puso como modelo la reciente operación Escudo Troyano, uno de los mayores y más sofisticados operativos mundiales contra el crimen organizado, en el que han participado policías de 17 países y que se ha saldado con la detención de más de 800 personas y la incautación de 32 toneladas de drogas. “Los narcotraficantes trabajan en las redes sociales, utilizan servicios de mensajería, envían drogas a través de servicios de entregas… Es un delito organizado”, resumió la comisaria.

Después del coronavirus

La crisis económica y los problemas de salud mental auguran un aumento del consumo

Producto de la consistente actividad de las bandas, la droga está en todas partes y al alcance de todo el mundo, lamenta Goosdeel. “La gente que tiene un auténtico problema de adicción no siempre la ves. La antigua imagen del heroinómano inyectándose no ilustra los problemas de hoy en día. Nos preocupa muchísimo que exista una percepción errónea del riesgo por parte de la población, y la disponibilidad de drogas es la mayor que hemos visto jamás”.

Así, este experto emplaza a reconocer urgentemente que cada vez más personas están experimentando problemas con las drogas, según denota el incremento de peticiones de desintoxicación, y que estos problemas “están impactando en nuestras comunidades en una variedad más amplia de formas”.

+ info

Comparte esto:

BILBIOTECA: Protocolo de inclusión de la perspectiva de género en programas de prevención de adicciones. Guía y herramienta práctica

Entrada anterior

Principios para la regulación legal responsable del cannabis

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Más en Actualidad